EL LIBRETO AGOTADO

Por: Cesar Pérez Vivas  |   18 Ago, 2021 - 10:14 am

Si algo ha puesto de manifiesto la reciente arremetida represiva del régimen madurista contra destacados actores de la oposición,  es el agotamiento del libreto justificador de la bajeza, del atropello y de la violación  de los derechos humanos.

Definitivamente se le agotó la creatividad a los laboratorios de guerra sucia que le escriben los guiones a Maduro, a Jorge Rodríguez, Diosdado  y demás integrantes de la camarilla roja.

Tanto el discurso de los jefes, como el eco que le hace el  costoso y voluminoso aparato de propaganda, dejan al descubierto la mentira descarada, y la falta del más mínimo escrúpulo por parte de estos personajes.

Para esconder la humillante derrota sufrida en al Alto Apure, a manos de un grupo de ex guerrilleros de las FARC, se lanza una grosera arremetida contra la ONG FundaRedes, principal equipo humano, que hizo visible la grave descomposición existente en el corredor llanero con la tolerada presencia de estos grupos armados al margen de la ley.

Resulta que ahora el terrorista es el Dr. Javier Tarazana, su hermano el Ing. Rafael Tarazona y el joven abogado falconiano Omar de Dios Garcia.

Para tratar de darle visos de seriedad a la absurda tesis de la Paz con la que el

chavismo madurismo busca justiciar su criminal alianza con la guerrilla colombiana presentan en el programa de TV Annalis Situacional al ex ministro Ramon Rodríguez Chacin. Por muy formal que trataron de presentar al señor, su declaración es la confesión más concluyente de la política lamentable de entrega de importantes espacios de nuestro territorio a los grupos terroristas de la guerrilla colombiana.

Los hechos son tan evidentes que no hay forma de ocultarlos. No solo la confesión de Rodriguez Chacin, sino la publica y descarada presencia de estos grupos en funciones de ocupación de unidades de producción, control militar y político de las zonas de frontera, extorsión permanente a la ciudadanía que debe movilizarse en la zona o cruzar la frontera, comercio ilegal de todo tipo de productos, activismo político y proselitista de sus anacronías ideas comunistas a través de emisoras de radio y de asambleas en nuestras comunidades.

Cómo el estado venezolano se convirtió en el promotor de esa política no hay instancia que haga justicia. Por el contrario se decide callar las voces denunciantes, mediante la muerte, la cárcel y el hostigamiento.

Lo mismo ocurrió con la guerra del Koki en pleno corazón de Caracas se decidió evadir la responsabilidad del régimen, recurriendo a la original e ingeniosa tesis de acusar a la oposición.

Guaido, Guevara, Graterol, Caro y otros actores de la oposición son los artífices  de la banda de la Cota 905.

Se les fundió el cerebro a los libretistas. Por supuesto que nadie, ni siquiera los que están en los mismos espacios del poder, les cree la historieta. Arreciar la persecución contra los citados luchadores políticos para esconder el fracaso de la burda alianza con las bandas crimínales no hace que le realidad desaparezca.

De modo que no se trata de una “instigación al odio de las altas autoridades nacionales” como eufemísticamente afirma el poeta de la revolución. Se trata de unos hechos tan protuberantes que no hay forma de ocultarlos.

Aún está fresca las alocuciones, programas y declaraciones de las llamadas zonas de paz. Las fotografías de los jerarcas del régimen con esos delincuentes. Para completar la evidencia se detienen a varios de ellos en la edificios construidos en Fuerte Tiuna.

Solo les falta inventar la forma como la oposición logra penetrar la cerrada estructura del PSUV para lograr asignarle apartamentos a “sus agentes” en pleno corazón del enclave militar y político del sistema.

Algo anda mal en la cúpula roja que ya no aciertan en la elaboración de los libretos justificadores de su criminal política. A menos que las salas situacionales de

Miraflores y Fuerte Tiuna hayan sido penetradas por la contra revolución.

Por lo visto el proceso corrosivo de la camarilla roja está tan avanzando que no ya no hayan qué inventar ante la sistemática erupción del volcán sobre el que están montados.

Es ese el llamado ambiente político real que nos debe permitir lanzar la lucha cívica, pacífica y constitucional para expulsar del poder a la camarilla más devastadora y corrompida de nuestra historia Republicana.

Etiquetas18Agoopinion
Síguenos en Google News
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.