“Claro que me molesta, yo pasé 7 años ahí, batallé con dos cáncer y ¿No podré ir a mi acto de grado? ¿Cómo quieres que me sienta?”

Por: Mariely Hernández  |   29 Ene, 2021 - 2:36 pm

Tras cinco años (como mínimo) frecuentando las aulas de una universidad, “título por secretaria” es una frase que ningún estudiante quiere escuchar pero, en plena época de pandemia, pareciera ser la única alternativa para hacerse con sus, tan anhelados, pergaminos.

Sin embargo, frente a los altos costos de los aranceles, incluso graduarse en una oficina es difícil para los estudiantes de las universidades privadas.

En Maturín, los graduandos del Instituto Universitario Politécnico “Santiago Mariño” deben pagar un paquete de $115 para poder abalar su formación profesional. Para ellos, el título, por sí solo, cuesta $24; mientras que para hacerse con la Certificación de Notas y la Constancia de Culminación deben invertir $42.

Por su parte, en el Instituto Universitario de Tecnología Industrial “Rodolfo Loero Arismendi” (Iutirla) los precios están anclados a “la moneda más cara”: el petro. Para graduarse, ya sea por secretaría o por acto de grado, los estudiantes deben pagar 0.43 petros; es decir, 41 millones 946 mil 239 bolívares ($24) si se cancela hoy, 29 de enero de 2021.

¿Y los estudiantes foráneos?

“Esa universidad siempre fue más cara que el resto, pero se podía pagar y ya después que esa muchacha estaba en un sexto, séptimo semestre ¿Qué iba a hacer? Tenía que buscar la forma que siguiera estudiando” cuenta Theresa Guillén, cuya hija estudió Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) de Guayana.

Lucía* terminó carga académica en julio de 2019 y su acto de grado estaba programado para el 24 de abril de 2020, un mes después de la pandemia.

A finales de marzo, Arturo Pereza, vicerrector de la Ucab Guayana informó que manera extraoficial que “no habrá acto de grado en abril” debido a la pandemia del Covid-19 y a medida que los meses pasaban, la esperanza de recibir su título en el Teatro del Colegio Loyola, no hacía más que extinguirse.

En septiembre los estudiantes recibieron el correo que llegaban meses esperando: “Me complace anunciarles que sus títulos ya están en Ucab Guayana”. Pero la alegría tenía un sabor agridulce: los entregarían por secretaría.

Sin embargo, a finales de septiembre pasó algo “muy al estilo Ucab”; la universidad les dijo a los graduandos de la promoción abril 2020 que sí tendrían acto de grado “en el Loyola, con toga y birrete, dos invitados por graduando. Cumpliría mi sueño de escuchar mi nombre completo y subir a ese escenario a recibir mi título”.

Pero, con las fronteras entre estados cerradas, el problema era llegar hasta Puerto Ordaz.

Lucía* pagó $40 para viajar en semana radical y otros $40 para regresar ocho días después. El paquete de grado obligatorio, que incluía toga, birrete, estola, guantes y medalla costó $25, “eso más los $20 que pagué de Derecho de Grado en febrero, cuando se suponía que me graduaba en abril”.

Esto, sin contar gastos adicionales, se traduce en $105 que debe pagar un estudiante foráneo para ir a recibir su título en otro estado y completamente sola, porque debido al precio del pasaje, los padres de Lucía* no pudieron acompañarla en el día más importante de su vida.

Recientemente, los egresados del semestre 2019/1 de la Universidad Santa María (USM) de Caracas deben pagar alrededor de $40 solo por los aranceles de grado; esto, más $45 del paquete de grado que deben contratar con una empresa a Caracas y, al menos $50 para viajar, ida y vuelta al Distrito Capital.

Es decir, para recibir su título, al igual que Lucía*, sin recibir el abrazo de sus padres, un monaguense que haya estudiado en Caracas debe invertir al menos $135.

Daniel Betancourt, egresado de la escuela de Comunicación Social afirma con rabia que “claro que me molesta, yo pasé 7 años ahí, batallé con dos cáncer y ¿No podré ir a mi acto de grado? ¿Cómo quieres que me sienta?”.

¿Y las públicas? “Bien, gracias”

Las instituciones públicas autónomas como la Universidad de Oriente (UDO) y la Universidad Central de Venezuela (UCV) clausuraron las aulas el 13 de marzo de 2020; mismo día que Nicolás Maduro decretó la cuarentena en Venezuela, desde entonces, los estudiantes no han recibido luces de cuándo retomaran sus actividades.

Los egresados de la UDO recibieron su título por secretaría el último trimestre de 2020 pero, por el momento, sus estudiantes están por comenzar a perder su tercer semestre.

NOTICIAS RELACIONADAS
¿Venezuela está preparada para regresar a clases presenciales?
El estado de deterioro de las instituciones educativas ha sido el resultado de una década de desidia que se...
Leer más
Presidente Maduro asegura cupo universitario a 370 mil bachilleres
Durante una jornada de evaluación y promoción del Sistemas Nacional de Ingreso (SNI) a las universidades,...
Leer más
Alianza del Lápiz: siete millones de niños tienen más de un año sin clases
Al ahondar en el tema educativo, el representante de la Alianza del Lápiz, Eric Daniel Ondarroa, cree que el...
Leer más
Maestros aseguran que aumento solo alcanza para comprar dos alimentos
Más que un aumento sueldo, el gremio educativo del estado Monagas aspira a que le sean reconocidos la...
Leer más
Plan de empleo para jóvenes desarrollarán Unesco, Telefónica e Inces
Con el propósito de formar a jóvenes y ofrecerles el primer empleo, la Organización de las Naciones Unidas...
Leer más
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.