25Feb2024
Maturín
A punta de ciruelas y pumalacas resuelven la merienda en Maturín

Maturín huele a pumalacas y ciruelas, es común pasearse por las calles y observar carretilleros o personas apostadas en diferentes intersecciones vendiendo estas frutas que son típicas de la temporada.Según comenta residentes de Maturín, estas frutas ayudan a calmar la ansiedad o el hambre, debido a que las mismas contienen gran cantidad de agua.En cuanto al precio, varía según el lugar el vendedor, sin embargo, se puede encontrar desde 20 bolívares el kilo de ciruelas y desde los Bs. 40 el de pumalacas.Hay quienes aseguran que aprovechan esta época para comprar el fruto y hacer dulces o jugos, no obstante, al consultar con los vendedores se pudo confirmar que la gran mayoría de los consumidores son personas de escasos recursos.En los sectores populares es común ver como en las calles quedan las muestras de haber consumido estas bondades de la naturaleza.PropiedadesLa pulama, también llamada pomalaca; contiene gran cantidad de pectinas, vitaminas A, B3 y C, calcio, hierro y betacaronteno, es baja en calorías y grasa por lo que es ideal para quienes hacen dieta y persiguen perder peso. Es ideal para ser consumido en jugo por las personas diabéticas, ayuda a regular la digestión y es un aliado contra el cáncer.Por su parte, la ciruela contienen vitaminas A, C, B1, B2, B3, E y K; y minerales como el fósforo,

Leer más
Amortigua el hambre con pumalacas mientras cuida a su hermanita en el Hospital

La fuente de alimentación de Jorge Luis Subero es una mata de pumalaca que está en los jardines del Hospital Manuel Núñez Tovar de Maturín, sitio a donde llegó para cuidar a su hermanita, una adolescente de 15 años de edad que quedó inmóvil al sufrir Guillian Barré.El muchacho viajó a la capital del estado Monagas en una ambulancia junto a su mamá porque en Carúpano, donde viven, no estaban las condiciones necesarias para atender a la menor. No les quedó otra opción que el Núñez Tovar. Le ordenaron una serie de estudios para conocer si tenía alguna complicación a nivel neuronal y actualmente, la niña, está recluida en la unidad de Trauma Shock.Subero no es solo el hermano mayor de la joven, sino que también es su cuidador y proveedor de insumos, medicamentos y alimentación, mientras que él solo ingiere el fruto que “por milagro de Dios la mata está cargadita”.Viste su único pantalón ya desgastado por tanto uso, comienza a deshilarse y romperse en las rodillas y piernas, su camisa le queda holgada por la delgadez que ha tenido por la mala alimentación.Jorge trepa descalzo a las ramas para tomar las pumalacas más grandes y rojitas que no estén picadas de pájaros. Las guarda en una bolsa plástica y asegura sus tres comidas y la de su mamá.

Leer más

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.