27May2024

Dos caraqueñas, una trompetista y otra percusionista, forman parte de la banda de mujeres que acompaña a la cantante colombiana en la gira más grande de su carrera, con la que este viernes y sábado se presentará en el Estadio Monumental Simón Bolívar

Por: Ernestina Herrera  |   21 Mar, 2024 - 2:17 pm

Nadie lo pone en duda: Karol G está en el mejor momento de su carrera. Es la mujer del año, la artista latina del momento. Gran parte de su éxito se lo debe, además de a su trabajo y dedicación, a su séptimo álbum Mañana será bonito, que le dio su primer Grammy anglo como Mejor Álbum de Música Urbana y su primer Latin Grammy al Álbum del Año.

El disco también la embarcó en la gira más grande y lucrativa de su carrera –con 60 fechas y 155,3 millones de dólares recaudados durante 2023, de acuerdo con Billboard Boxscore–, con shows agotados en Estados Unidos, Colombia, México, Guatemala, El Salvador, Costa Rica y República Dominicana. Lo mismo pasará este fin de semana en Venezuela, donde la “Bichota” ofrecerá dos conciertos en el Estadio Monumental Simón Bolívar, en Caracas.

Los shows de Karol G no solo destacan por los récords que han roto durante la gira o su puesta en escena llena de efectos visuales, coreografías y varios cambios de vestuario, sino también por su esfuerzo en que, al menos en sus conciertos, las mujeres sean protagonistas. La mayoría de su equipo de trabajo, pasando por el cuerpo de baile y los músicos, son chicas. Y no solo eso, dos de las integrantes de la banda son venezolanas: la trompetista Ella Bric y la percusionista Katiuska Fernandes. Ambas caraqueñas.

Una percusionista y una trompetista

Llegaron en momentos distintos. Katiuska lo hizo primero. La percusionista, formada en el Conservatorio de Música Lino Gallardo y en la Casa de la Cultura de Chacao, se unió al tour luego de haber trabajado con Karol G en otras oportunidades: fue parte de sus músicos en un especial de Fin de Año que la colombiana grabó para YouTube en 2020 y luego la acompañó en su presentación en Coachella, en 2022, y en su sesión de Tiny Desk el año pasado.

El equipo de Carolina Giraldo, nombre real de la cantante de Medellín, llegó a la percusionista por Instagram. Vieron su trabajo y les gustó. Sin mucho protocolo, la invitación para trabajar con la intérprete de “Tusa” por primera vez llegó por DM (mensaje directo). No dudó y aceptó. “Estaban buscando músicos y yo desde hace unos casi cinco años estoy trabajando en un programa de televisión en Univisión Miami que se llama Enamorándonos; entonces supongo que como siempre estoy posteando videos tocando allí me vieron y me contactaron”, cuenta Fernandes.

Ella Bric llegó al Mañana será bonito tour por casualidad. Un día recibió una llamada de Cristal Torres, una gran amiga trompetista, que le preguntó si quería trabajar en la gira de Karol G. No lo dudó. El sí fue inmediato.

“Ella (Crystal Torres) ha trabajado con Beyoncé y con muchísimos artistas grandes. Un día, casualmente, me dijo que en el momento en el que la llamó Beyoncé para hacer el tour Renaissance también la había llamado Karol. Entonces, como tenía que hacer el tour de Beyoncé porque había sido su trompetista de toda la vida, me preguntó si quería trabajar en el de Karol. Y le dije ‘por supuesto que sí’”, cuenta la cantautora y trompetista formada en El Sistema como Linda Briceño, hija del baterista Andrés Briceño, y la primera mujer en ganar el Grammy Latino como Productora del Año.

Inspirador y especial

Para Ella Bric, trabajar con Karol G es especial, como una especie de reencuentro. En 2018, ambas recibieron su primer gramófono. “Cuando gané el Latín Grammy como Productora del Año, ella también ganó como Mejor Nuevo Artista. Yo estaba sentada en primera fila cuando se llevó su premio y la vi subir al escenario con su papá. Fue súper lindo”, recuerda la trompetista.

No es la primera vez que Ella y Katiuska salen de gira. Ambas han girado con grandes espectáculos de artistas como Ricardo Montaner, en el caso de la percusionista, o producciones de Broadway como el musical On Your Feet!, sobre la vida de Gloria Estefan, en el caso de la trompetista. Sin embargo, el Mañana será bonito tour es la gira más grande, en cuanto a dimensión, en la que han participado las venezolanas. En Estados Unidos la colombiana ofreció shows ante más de 60.000 personas como los del Levi’s Stadium en Santa Clara, California, el Metlife Stadium en Nueva Jersey y el Rose Bowl en Pasadena, California.

“La experiencia de trabajar en el tour de Karol G ha sido muy hermosa porque aunque tengo una trayectoria en la he trabajado con muchísimos artistas en diferentes settings, acá particularmente se siente como una primera vez porque es primera vez que viajo en un tour con tanta gente. Somos casi 250 personas viajando constantemente, el montaje es súper extenso, el repertorio también; es un show de casi dos horas y media. Y por supuesto trabajar con una artista tan grande y que tiene tanta relevancia en el presente a nivel mundial hace que el show tenga que tratarse con mucho cuidado y detalle”, comenta Ella.

Divertido e interesante

Para Katiuska lo más divertido e interesante de la gira es tener la oportunidad de tocar en una banda solo de mujeres y en espacios tan grandes. “Aunque ya lo había vivido en Venezuela con orquesta femenina latinas, no es lo mismo vivirlo a un nivel ya profesional. Entonces, eso ha sido lo diferente, estar en una banda de puras chicas, en la que el director musical no está dentro de la banda, sino que lo lleva todo desde afuera”.

“La oportunidad que está brindado Karol de que sea un crew en el que al menos 70% son puras mujeres es valioso. Nosotras estamos aprovechando esa plataforma para impulsarnos porque también predicamos lo que estamos mostrando entre nosotras”, agrega la percusionista.

En total, son diez mujeres las que forman parte de la banda, en su mayoría latinas, aunque hay chicas de San Maarten y Estados Unidos. Aunque Ella también ha estado antes en agrupaciones de mujeres, esta oportunidad se siente diferente, más especial. “Creo que esa diversidad nos une muchísimo cuando estamos en la tarima”, dice la trompetista, quien asegura que la dinámica de trabajo también es mucho más cómoda porque todas manejan los mismos códigos en cuanto a temas de género.

“Yo personalmente he estado muy abocada a los temas de género y me importa muchísimo estar en un lugar en el que me sienta segura, indiferentemente de que sean hombres o mujeres; sin embargo, acá hay una conexión que va más allá porque todas somos mujeres, todas venimos del mismo ambiente, hemos tenido las mismas luchas en diferentes ámbitos y tener todas esas experiencias y juntarlas hace que tengamos una conexión y que nos hagamos fuertes frente a lo que venga”.

Están con Karol G desde agosto

Las venezolanas están en la gira desde que comenzó, en agosto del año pasado. Los ensayos comenzaron dos semanas antes en las que se dedicaron, intensamente, a probar, ajustar, equivocarse y corregir. La parte más difícil del tour, considera Ella. “Los primeros (ensayos) fueron los más importantes porque era el espacio en el que podíamos cometer errores. A Karol le gusta estar súper involucrada con todo su equipo y con la música. Ella tiene completo control sobre su proyecto y los ensayos fueron muy largos, hasta de 14 horas, pero dieron como resultado muchísimos buenos shows y en su mayoría el espectáculo se ha mantenido así gracias a eso hicimos al principio”.

Para Katiuska la parte más difícil de la gira también fue el comienzo, pero no por los ensayos sino por el ritmo de los shows y los viajes, uno tras otro. “Creo que la primera gira por Estados Unidos fue la que me pegó más fuerte. Me enfermé, que es algo que normalmente pasa en las giras por el ajetreo, la comida en la calle, ir a un hotel distinto cada tres o cuatro días y el cambio de temperatura. Pero ya para esta gira por Latinoamérica estoy más preparada. Aquella vez fue la escuelita, ahora estoy adaptada, pendiente de la comida y de descansar lo suficiente”.

Hasta el momento, los shows que más han disfrutado las venezolanas fueron los primeros, en la etapa por Estados Unidos. Katiuska recuerda con mucho cariño el concierto de Las Vegas, por ser el primero, y el de Miami, porque es la ciudad que se convirtió en su hogar desde hace diez años, cuando decidió emigrar. “El segundo día llovió y no pude tocar”, recuerda.

Venezolanas que añoran Caracas

Para Ella Bric, los primeros shows también han sido los más especiales hasta el momento porque, además de que el equipo y la banda se estaban conociendo, guarda algunas anécdotas divertidas con Karol G en escena. “Recuerdo un concierto en el que durante el segmento en el que todos participamos adelante había que servirle tequila a Karol. Me llama por el in ear (sistema de audio que usan músicos y artistas) y me dice: ‘Hey, Ella, sírveme tequila’ y le serví de más y me dijo en el concierto ‘¿Tanto?’, pero se lo tomó completico. Yo quedé con una vergüenza como que ‘Ay, Dios mío, rasqué a la mujer’. Después nos reímos de todo eso”.

Para la trompetista los shows en la capital serán especiales porque será la primera vez que se presente en su ciudad en su faceta artística de Ella Bric. “Me muero por conocer a mi gente de nuevo, siento que estarían conociéndome por primera vez como Ella y me hace muy feliz. Me imagino que voy a llorar muchísimo, que voy a reír muchísimo también. Hay una mezcla de sentimientos encontrados”, asegura la cantautora, quien en diciembre decidió regresar al país después de diez años para procesar y digerir ese reencuentro sola.

Fernandes también espera con mucha emoción los conciertos de Caracas. “Creo que será el show más especial de todos. Lo estoy esperando, no con ansiedad pero sí con mucha emoción e ilusión”.

A diferencia de la trompetista, Katiuska regresa a Caracas tras una década con la gira de Karol G. “Lloró desde que salió del aeropuerto. Claro, son 10 años sin venir. Está procesando todo por primera vez junto a un crew de mucha gente. Cuando aterrizamos en el aeropuerto aplaudimos y todo el mundo la abrazaba porque no paraba de llorar. Tenemos los sentimientos bien a flor de piel”, cuenta Ella sobre su llegada esta semana.

Ambas tienen libres los días previos a los conciertos y los aprovecharán para visitar a amigos y familiares. También para ir a lugares que frecuentaban cuando vivían en Caracas. “Me encantaría ir a la playa y me encantaría comer pollo Arturo’s, esas son las dos cosas que quiero hacer. También me encantaría ir a algún concierto. Tengo demasiado FOMO (fear of missing out) porque no vi a Arca y estoy muy triste”, dice Ella, quien también tomó el rol de guía turística. “Ahora mismo me siento como la madre del grupo y estoy tratando de mandar recomendaciones”.

Katiuska también quiere aprovechar sus días libres para ver a amigos y familiares. “Creo que volver siempre es emocionante porque sigue siendo mi país, donde viví toda mi vida. Es muy emocionante regresar y ver los lugares en los que siempre estuve. Quiero ver qué onda. Quizá decido quedarme un rato”, dice la percusionista sobre pasar unos días extra en Caracas luego de los shows.

 El tour sigue

Aún quedan muchas fechas del Mañana será bonito tour. Después de la parada en Caracas, la gira seguirá por Bogotá, Lima, Santiago, Buenos Aires y São Paulo, antes de comenzar su etapa europea en Suiza. El tour finalizará en julio en Madrid, después de ofrecer cuatro shows completamente agotados en el Estadio Santiago Bernabéu.

Ella y Katiuska combinan su etapa en la gira con otros proyectos. La percusionista trabaja desde hace cuatro años en el espacio de Univisión Enamorándonos y la trompetista en su proyecto solista. “Ahora está mi compañera percusionista Marta, también venezolana, cubriéndome en el programa”, dice Fernandes.

La trompetista, por su parte, está acostumbrada a trabajar de forma remota desde hace años, por lo que la gira no interfiere en su trabajo como solista. “Siempre he producido música a distancia y lo que me parece fascinante de hacer este proyecto es que tengo el tiempo de seguir conectada con mis músicos y con lo que estoy trabajando ahora, que además es un proyecto que se acerca a las raíces venezolanas. Es como una vuelta a casa bien conceptual y estar acá confirma esa necesidad de querer volver a las raíces que no conocía. Entonces, estando fuera es donde me conecto con mi propia música y donde consigo el lugar adonde quiero ir y lo que quiero reflejar ahora en mi música”.

Al terminar la gira a ambas les gustaría seguir trabajando con otros artistas grandes y enfocarse en sus proyectos personales.

NOTICIAS RELACIONADAS
Karina deleitó a los caraqueños con su concierto en Chacao
La noche de ayer sábado 25 de mayo, la cantante Karina se presentó en la plaza Francia de Altamira, para contagiar con toda su música a...
Leer más
Ricardo Montaner lanza álbum con nuevas versiones de sus éxitos
El cantautor Ricardo Montaner publicó este viernes su nuevo proyecto discográfico, 'Ricardo Montaner...
Leer más
Gustavo Dudamel recibió un título honorario de la Universidad de Harvard
El director de orquesta venezolano, Gustavo Dudamel, recibió un título honorario de la Universidad de...
Leer más
La noche del próximo 22 de junio quedará grabada en la mente y el corazón del público
Su imponente voz ha recorrido un sinfín de países durante dos años con una gira...
Leer más
Polémica por el cambio físico de Nelly Furtado: machismo y gordofobia
Durante el segundo día del Festival Emblema 2024, celebrado en el Autódromo Hermanos Rodríguez en México,...
Leer más

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.