La vivencia de Michael Dantas fotoperiodista de la AFP en Manaos se traduce en que no sólo es el Covid-19 sino la tragedia que viene con el.

Por: Alberthina Centeno  |   20 Mar, 2021 - 3:12 pm

Recientemente la agencia de noticias AFP hizo la publicación de un extenso reportaje, gráficamente interesante y muy real. Un informe detallado que revela lo que tristemente vive Brasil ante la llegada de la segunda oleada del Covid-19.

El informe que en gráficas impresiona relata que en el inicio de la segunda ola de contagios, los casos de covid-19 se extendieron como un reguero de pólvora en Manaos, capital del estado brasileño de Amazonas y la ciudad natal del periodista que escribió la publicación la mencionada publicación.

Asegura que como otras tantas otras personas, de repente se encontró tratando de brindar atención médica a un familiar que se asfixiaba en casa, se trataba de la suegra de 71 años de edad.

Cuenta que de inmediato cuando mostró síntomas de covid-19, la llevaron con ellos a su casa, pero que de pronto  empeoró “tanto que nuestro médico de familia nos dijo que teníamos que llevarla de inmediato a una unidad de cuidados intensivos” explica Michael Dantas, fotoperiodista en Brasil

Fue así como comienza el viacrucis de esta periodista que cuenta al detalle que comenzaron a ir de hospital en hospital, casi que el mismo peregrinaje que, a diario, ella  había hecho tantas veces para documentar, como fotoperiodista, los estragos de la pandemia en Brasil.

“Necesitaba oxígeno desesperadamente. Compramos un pequeño cilindro que duraría unas horas y nos dispusimos a buscar un hospital que pudiera ofrecerle cama y oxígeno”.

Dantas reafirma,  “sabía por mis reportajes, que la pesadilla podía tener finales diferentes. La gente estaba desesperada por encontrar oxígeno; Manaos se derrumbaba y la muerte estaba por todas partes, tanto que los cementerios tenían filas de ataúdes en espera de ser enterrados.

“Nunca olvidaré el día en que conocí a José Moreira, de 90 años, y su familia. Estaba filmando una historia sobre un grupo de voluntarios que ayudaban a familias a buscar cilindros de oxígeno y llevaron uno para José en el maletero de un auto” dijo.

Recuerda el periodista brasilera, que el hombre estaba muy pálido. Los tubos y válvulas se conectaron lo más rápido posible. Después de unos minutos de soporte de oxígeno, su piel recuperó el color.

Afirma que en aquel instante pudo sentirse un soplo de esperanza en la casa, pero duró muy poco. Un grito llegó desde el dormitorio: su nieta, Débora García,  le realizaba resucitación cardiopulmonar. Demasiado tarde. Vi a José exhalar su último suspiro.

Ahora, relata que la historia estaba dentro de mi casa. Junto con mi esposa, Juliana Milagres, improvisamos una enfermería en una habitación, igual a las que había fotografiado por toda la ciudad, y nos preparamos para nuestro nuevo “trabajo” de intentar compensar el colapso del sistema de salud.

El fotoperiodista en su historia muy bien narrada, afirma que siempre fue muy cercano a Dilza y a la familia de su esposa.” Tenemos recuerdos felices de nuestros encuentros y paseos familiares previos a la pandemia. Pero eso parece ahora muy lejano”.

Expresa que al menos el tenía un solo paciente que cuidar, pero que hacía muy poco tiempo había fotografiado a dos estudiantes: las hermanas Laura y Laís de Souza Chaves, quienes debieron hacerse cargo de ocho integrantes de su familia al mismo tiempo.

Y que los pacientes en su improvisado hospital incluían a su padre,  el enfermero Márcio Moraes, de 43 años, un profesional de primera línea que ahora peleaba por su vida.

En ese momento, recuerda Dantas que las hermanas carecían de cilindros para proporcionar oxígeno a todos al mismo tiempo. Y le dijeron “que lo peor era decidir quién lo necesitaba más. Mientras uno respiraba, otro perdía fuerzas”.

Y le explicaron que  cambiaban el suministro de oxígeno sin avisarles, para evitar empeorar la situación. “Me viene un ataque de pánico si escucho la palabra oxígeno. Todo mi cuerpo se estremece”, dijo Laís, de 25 años.

“El peor día en Manaos, fue el 14 de enero” dijo Michael en  AFP

El 14 de enero fue uno de los peores días de la pandemia en Manaos: los hospitales se quedaron sin una gota de oxígeno. Muchas personas murieron. Repentinamente,  nos enterábamos de amigos y conocidos que ya no estaban.

En algunos lugares, la gente levantó grandes tiendas de campaña para improvisar atención médica. Visité dos: Tenda Uapi, que atendía pacientes indígenas, y Tenda da Salvação, improvisada con láminas de plástico, en el patio trasero de una iglesia evangélica.

Ahora, yo atravesaba la misma odisea de buscar hospital, oxígeno y profesionales de la salud que ayudaran a mi suegra.

Hice cola afuera de la compañía que rellena los cilindros de oxígeno en la ciudad. Allí me crucé con historias increíbles, como la del mecánico de vehículos Josimauro da Silva, de 57 años.

Josimauro estuvo internado con covid en enero. Pero después de pasar la noche en el corredor de un hospital con más de 100 enfermos esperando tratamiento, llamó a su hija y le pidió: “¡Sácame de aquí lo más rápido que puedas o moriré en este lugar!”. Le dijo que no había camas, no había oxígeno, no había médicos ni enfermeras para atender a tantos pacientes al mismo tiempo.

Desde entonces, su hija Jessica da Silva, de 22 años, lo cuida en casa. Usó 20 cilindros de 50 litros en los primeros 21 días de tratamiento. Logró pagarlos gracias a donaciones de familiares y amigos.

Por mi lado, finalmente logramos hospitalizar a mi suegra por 15 días. Los médicos confirmaron el diagnóstico de covid-19. En ese período, Dilza perdió a su madre, Zila Maria Brandão, de 98 años, y a su hermana, Socorro dos Santos, de 78, debido a la pandemia.

Mi suegra fue dada de alta el 30 de enero. Pero tuvo que volver al hospital ocho días después. Sobrevivió al coronavirus, que no obstante le dejó secuelas.

Los médicos dijeron que sus pulmones estaban más de 80% comprometidos. En su débil condición, contrajo una infección bacteriana. Nadie, ni siquiera ella, quería regresar al hospital, pero no hubo más remedio: permaneció otros 17 días internada lidiando contra las secuelas del covid. Luego regresó a casa para terminar su recuperación con nosotros.

Yo regresé a las calles a tomar fotografías en cuanto estuvo mejor. Quiero contar esas historias, las de los voluntarios y familiares que luchan -igual que nosotros- por mantener a sus seres queridos con vida.

Mi esposa debió dejar de trabajar para cuidar a su madre y a su hijo de 14 años, Marcelo Milagres, quien también se contagió el virus.
Todo ha sido muy duro, pero tenemos confianza en que vendrán días mejores. Ganaremos la batalla. Pronto nuestra familia recuperará la salud.

Este relato forma parte de la vivencia que ha tenido que enfrentar Michael Dantas fotoperiodista de la AFP en Manaos y que lo hizo para enaltecer parte del trabajo de los voluntarios y contarle al mundo que no sólo es el Covid-19 sino la tragedia que viene con él

NOTICIAS RELACIONADAS
Venezuela registró 907 nuevos casos de Covid-19
La vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, informó este domingo que en Venezuela se registraron 907 casos de Covid-19, para llegar a...
Leer más
¿Por qué la variante delta del coronavirus es tan contagiosa?
La variante delta se descubrió el pasado mes de octubre en la India. Desde entonces, se ha expandido a un...
Leer más
Venezuela registró 809 nuevos casos de Covid-19
La Vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, informó en sus redes sociales que el último balance se detectaron 809 nuevos casos de...
Leer más
OPS: Venezuela recibirá vacunas Sinopharm y Sinovac a través de Covax
En las próximas semanas deberá estar llegando a Venezuela el primer lote de vacunas Sinopharm y Sinovac...
Leer más
Academia de Medicina venezolana preocupada por actos masivos de campaña electoral
La Academia Nacional de Medicina de Venezuela mostró su preocupación por la...
Leer más
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.