De mi experiencia sobre la pandemia en dos mundos totalmente diferentes: Caracas y Francia; he llegado a la conclusión que en todas las sociedades produce lo mismo, miedo e incertidumbre. Las crisis son, sin lugar a duda, momentos propicios para dejar de naturalizar nuestra vida cotidiana.

Por: Ernestina Herrera  |   15 May, 2021 - 11:43 am

Debo señalar que siempre he tenido tentación de hablar sobre lo cotidiano. De allí que me atreva a hablar en primera persona algo que muy inusualmente hacemos los periodistas. He decidió volverme hacia la interioridad de mi realidad frente a la pandemia. Mi vida en Caracas cuando reventó la crisis del coronavirus, el tapaboca y una ciudad como Caracas tan sometida a la sobrevivencia, y después mi viaje a Francia. En estos  dos mundos tan distantes he descubierto que el miedo es el mismo y que la incertidumbre produce el mismo desconcierto

Ante el hecho repentino que modificó nuestras vidas cotidianas, se hace necesario plantear algunas reflexiones en clave de género y de derechos que contribuyan a pensar sobre sus implicaciones, impactos diferenciales, así como las acciones particulares que se sugieren para abordar dicha situación.

El aislamiento social

El aislamiento social y preventivo como eje de la respuesta a la pandemia del covid-19, tiene efectos diferentes en las vidas de mujeres, varones y otras identidades. Una de ellas es la centralidad y la forma que adquieren las tareas de cuidados; son las mujeres las que ejercen mayoritariamente las mismas en los hogares, eso lo comprobé con la forma como mi nuera se adentraba en la preparación de sus hijos. Al clausurarse los establecimientos escolares, las tareas educativas deben realizarse en las casas, a lo que se agrega la atención a las personas denominadas de riesgo y las labores domésticas en el confinamiento, entre otras actividades relacionadas con el trabajo de solidaridad para con la comunidad; profundizando con ello la desigual distribución de tareas que en esta coyuntura se agudiza.

La pandemia nos afecto las fuentes de reproducción de la vida cotidiana puesto que, al suspenderse los empleos, se despide personal. Al respecto –y como lo señala un informe reciente de la OIT–, también las mujeres constituyen el mayor porcentaje de trabajadoras a tiempo parcial y del trabajo informal en todo el mundo (precario y de baja remuneración); situación que, sin lugar a dudas, nos ubica como mujeres/identidades diversas en posición de vulnerabilidad y desventaja.

Las mujeres

Adicionalmente, y considerando la evolución de otras crisis, a las mujeres /identidades les resulta más difícil y les toma más tiempo su reincorporación al mercado de trabajo. Es decir, las crisis afectan la autonomía económica de las mujeres y su participación en los diferentes ámbitos y, en este sentido, las “reubica” en nuevas coordenadas de vulnerabilidad. A esta situación se cruzan otras categorías, en las que se interceptan la posición social y la raza, entre otras; complejizando las condiciones de vulnerabilidad, pero también el impacto en la vida de las mujeres y de otras identidades.

Muchas mujeres en varios países del mundo verán disminuido su acceso a la anticoncepción y a la atención pre y postnatal debido a la saturación de los servicios de salud.

Violencia familiar

Los contextos de violencia familiar y aumento de la tensión en el espacio doméstico, debido al confinamiento, hace que el riesgo de violencia de género hacia las mujeres aumente. En tal sentido, y entre sus manifestaciones más “crudas”, el número de femicidios en el país ha ido en aumento desde que esta situación comenzó, estos lo dicen todas las ONG especializadas .

La salud

Si se aborda el tema de cuidados en el sistema de salud, podemos observar que el peso de los mismos (en el ámbito privado y en los servicios de atención sanitaria) recaen en mayor medida en las mujeres que en los hombres, una realidad que es también invisible en la mayoría de los análisis de la crisis. Esta situación se explica por la vinculación con el desempeño de profesiones feminizadas como la enfermería que, a la par que otras variables de incidencia, detonan las condiciones de vulnerabilidad.

El temor a lo desconocido, la incertidumbre y las condiciones de encierro antes mencionadas, entre otros aspectos, derivan en una presión diferente y desproporcionada en las mujeres, con alto riesgo en sus condiciones de salud mental.

Es un hecho que las situaciones de vulneración contra mujeres, niñas y otras identidades no binarias es una realidad social abrumadora, además de injusta, que se hace necesario contemplar en las medidas de política para este tiempo crisis. La búsqueda de igualdad no es una política “sólo para los tiempos de bonanza”; la inclusión de la perspectiva de género cobra aún mayor sentido sobre todo en contextos de crisis. Es necesario que estos hechos sean abordados desde claves múltiples que permitan marcar el punto de inflexión y encontrar la ruta y las estrategias para hallar el mejor camino para superarla.

No volveremos a ser los mismos

He llegado a una conclusión que seguramente he leído y escuchado en las muchas  entrevistas que he hecho a lo largo de mi programa de radio. No seremos los mismos ni las mismas una vez superada la emergencia sanitaria. Es esperable que esta crisis cambie (ya está cambiando en buena medida) la manera en la que nos organizaremos en el futuro para tomar decisiones y cuidarnos. En definitiva, requerimos que se cambien los límites tolerables vigentes de las sociabilidades colectivas. Las crisis son, sin lugar a duda, momentos propicios para dejar de naturalizar nuestra vida cotidiana, pues, parafraseando a Susy Shock, no queremos ser más esta humanidad. No queremos ser más esta humanidad que necesita ver de cerca a la muerte para hacerse cargo por fin de que otras vidas sean posibles. De esto y mucho más se trata la lucha por la democratización social.

NOTICIAS RELACIONADAS
La OMS estima cuándo podría estar controlada la pandemia de covid-19
La directora del Departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Cambio Climático de la Organización Mundial...
Leer más
Estudios revelan que refuerzo en vacunación no es necesaria «ahora»
La administración de una dosis de refuerzo a toda la población no es algo «apropiado» en este momento de la...
Leer más
La OMS duda que una alta vacunación detenga por sí sola la pandemia
El director de la OMS en Europa se mostró este viernes más pesimista sobre el hecho de que un alto índice de...
Leer más
IVIC: La variante Gamma del Covid-19 aumenta en Venezuela
El Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) afirmó que la nueva variante del coronavirus Gamma representa el 72 % de...
Leer más
Dan prioridad a Venezuela para la entrega de vacunas
Ante el incremento de contagios por Covid-19 que experimenta Venezuela actualmente, organismos internacionales del área de Salud acordaron...
Leer más
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.