14 de septiembre de 2018 | 14990 Visitas hasta ahora...

Última carrerita llevó a taxista a la muerte

Last Updated on

Aprovechandóse de la confianza, su homicida ideó el plan para quitarle el carro en compañía de otros sujetos

Este es el segundo caso que se reporta en el 2.018, el primero ocurrió a principio de año, un sujeto llamó a un taxista para que lo recogiera en un reconocido centro comercial y en la vía lo sometieron y lo llevaron hasta un terreno solitario al sur de Maturín, luego que le asestaron varias puñaladas le quitaron el carro que tenían negociado en San Félix de Bolívar, intentaron escapar por la zona sur de país, pero fueron capturados por militares en el punto de control de Veladero

Confiado como de costumbre, Nelson Aniceto Andrade, salió de su vivienda a realizar una carrerita, aunque sus parientes le advirtieron que no lo hiciera, el hombre de 65 años fue en busca del pan de cada día, sin imaginar que ya tenían planificada su muerte.

Nelson se encomendó a Dios ante tantos peligros en la calle y se dirigió hasta el sector Brisas del Orinoco, donde su cliente, Lousimar Portal, lo esperaba sin imaginar que sería la última carrera que haría en su vida.

Portal había ingeniado un maquiavélico plan para acabar con la vida del humilde trabajador con quien tenía una amplia confianza.

Sucedió que en la calle principal del referido sector, por cierto, solitaria y con poco alumbrado público, varios sujetos lo abordaron para quitarle su vehículo, un carro viejo Malibú blanco del año 82.

Muchas cosas pasarían por su mente, hijos, nietos y familia, que ansiosos lo esperaban como cada noche que el hombre salía a trabajar.

Andrade, apegado a sus sentimientos por su vehículo, única herramienta para mantener a sus parientes, forcejeó con los otros seis criminales y resultó herido de gravedad.

Tras neutralizarlo, Nelson sangraba y aun con vida esperaba salir ileso de la emboscada despiadada. Fue sometido y trasladado en su misma unidad hacia un terreno solitario donde lo rematarían.

Aunque discutían entre ellos (los victimarios), para definir un destino final, fueron se adentraron a una zona boscosa en Los Guaritos 6, parroquia Alto de Los Godos.

Se aseguraron que nadie fuese testigo del caso ocurrido la noche del sábado 25 de agosto y dejaron a Andrade tirado en la zona y emprendieron la veloz huída.

El hombre con más de 40 años como taxista agonizó hasta morir arropado por la oscuridad de la noche clamando auxilio pero lamentablemente nadie lo escuchó.

Mientras esto ocurría, un mal presentimiento se apoderó de la familia Andrade, por lo que comenzaron a llamarlo desesperadamente sin tener respuesta alguna.

Una primera pista
Para despistar cualquier sospecha, los homicidas tomaron la vía más larga y se dirigieron al sector La Puente donde abandonaron el carro.

Al día siguiente, los efectivos de la GNB recibieron el reporte del hallazgo de un vehículo blanco.

Cuando los castrenses acordonaron el sitio e inspeccionaron la unidad, consiguieron la documentación del hombre en la guantera totalmente destrozada. Además consiguieron rastros de sangre en el asiento trasero del malibú, un zarcillo de mujer y un pasamontañas de color negro con gris.

Desde entonces, parientes del profesional del volante dieron inicio a la búsqueda; tenían esperanza de hallarlo con vida.

Tras varias noches sin dormir, preguntándose ¿Dónde estará?, ¿Estará vivo?, una llamada telefónica acabó con su pesadilla.

El día jueves 30 de agosto, Nelson Aniceto Andrade fue localizado sin vida, su cuerpo estaba en avanzado estado de descomposición, los fuertes olores despertó la curiosidad de los vecinos de Los Guaritos VI, quienes pensaban que se trababa de un animal muerto. Tras labores de investigación de campo, pesquisas del Cicpc subdelegación Maturín, dieron con el paradero de uno de los autores materiales, era Lousimar Portal, a quien detuvieron en la urbanización Las Vírgenes del sector La Puente.

Este caso fue esclarecido por el cuerpo de detectives y anunciado por el director nacional de la Policía Científica, comisario Douglas Rico, quien además agregó que los otros implicados en el hecho, fueron identificados como Deibis de la Cierta Mendoza (27) y su hermano Alfredo Mendoza (21), Angeli Rangel (21) y su hermano de 17 años, Leonardo Requena Forero (21) apodado “Leo” y su hermana de 16 años, apodada “Yeti”. //Omar Padrón

Comparte esta publicación

Loading...

Edición impresa

1

Caricatura