17 de mayo de 2018 | 472 Visitas hasta ahora...

Desproporción de precios en alimentos obliga a maturineses a hacer maromas

Last Updated on

En su más reciente informe correspondiente al mes de abril, el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación de Maestros de Venezuela (Cendas-FVM), situó en más de 100 millones el costo de la Cesta Alimentaria Familiar, lo que representa un aumento de 92,5% con respecto al periodo anterior.

Ante este panorama, los maturineses opinan que cada vez se hace más cuesta arriba adquirir alimentos por sus altos precios, aunado a la especulación que aplican muchos vendedores al incrementar hasta el triple de precios cuando se paga con tarjeta en punto de venta o transferencia, aprovechando la escasez de dinero en efectivo.

Para Ordanys Suárez la situación se hace insostenible, razón por la que decidió irse a Brasil donde estuvo tres meses trabajando, vendiendo pan, churros, entre otros alimentos preparados con lo que pudo juntar dinero y adquirir la comida que trajo a sus cinco hijos que dejó con familiares.

“He visto que todo está excesivamente costoso y para poder comprar la canasta alimentaria se requieren 100 salarios mínimos, ¿Qué familia puede cubrir eso?, me dijeron que un kilo de arroz llegó a los 900 mil, casi un salario mensual. A la gente uno la ve cada vez más delgada porque no se alimentan bien o no tienen cómo comprar”, expresó Suárez.

Por su parte Verónica Ochoa señaló que con un sueldo mínimo no se puede comprar casi nada, apenas un poco de yuca, maíz y sardina, añadiendo que como en su caso, muchas familias optan por comer dos veces al día para ahorrar lo poco de comida.

El informe del Cendas-FVM, publicado este miércoles indicó que los alimentos que mayor incremento registraron fueron la carne y sus derivados, en un 178,1% y las frutas y hortalizas en 123,3%, seguido de pescados y mariscos con 108%.

De igual forma, informó que un 33,33% de los productos de la cesta subieron haciendo imposible la comparación entre precios oficiales y de los del mercado. //Jefferson Civira

-Ordanys Suárez: “Todo está súper caro, ni pollo ni carne se puede comprar, o sea que desde hace rato dejamos de consumir proteínas, al igual que el jabón que ya ni lavar se puede”.

-Verónica Ochoa: “Esta situación ha hecho que muchas familias tengan que comer solo dos veces al día para poder rendir un poco la comida y ya el menú es yuca, maíz y sardina”.

Comparte esta publicación

Loading...

Edición impresa

1

Caricatura