13 de marzo de 2018 | 280 Visitas hasta ahora...

6 cosas que las mujeres odian en el sexo

6 cosas que odian

El sexo moderno tiene tantas opciones como un buffet a bordo de un crucero: ¡la mujer encima! ¡Pretzel trenzado en reversa! ¡Dime que soy hermosa y hazlo muy despacio! Y aunque a las les encanta este mundo feliz pleno de variedad sexual, la verdad es que algunos —y quizá incluso la mayoría— de los actos de generosidad en la cama están un poco sobrevalorados.

Cucharear
hay que decirlo: la “cucharita” es extremadamente incómoda. La cuchara grande debe pasar el antebrazo bajo el cuerpo de la cuchara pequeña, incitando el entumecimiento de la mano y espasmos de dolor en el hombro, para no hablar del calor: acaban de terminar un extenuante ejercicio de dos minutos, los cuerpos parecen calderas, ¿y ahora quieren juntar sus sudorosos torsos el uno contra el otro como un par de viejos leones marinos? ¿Qué tal un beso rápido en la mejilla y una buena rascada de espalda? ¿O sólo, por qué no, menos cucharear y más separarse como tijeras?

El 69
Hacer el 69 es tan despiadadamente eficiente que debería ser llamado Neunundsechzig, como en Alemania, porque implica tomar algo maravilloso y a continuación echarlo a perder con mucho esfuerzo físico y peligro de ahogarse. ¿De verdad tienen tan poco tiempo? A menos que sean adolescentes embutidos en el asiento trasero de un Honda Civic, no hay razón para convertir una exquisitez sexual en una construcción de Lego. SÓLO TÚRNENSE. Llámenlo hacer el seis [con una ventana de 30 minutos] y el nueve. O, bueno, también pueden llamarlo sexo oral.

Sexo con las luces prendidas
todos deberíamos estar súper seguros de nuestros cuerpos y exhibir con orgullo nuestros bocados y platillos bajo las luces más potentes, pero, en contra de la opinión popular, preferir una luz tenue no necesariamente significa que a uno le dé vergüenza lo que tiene para mostrar. Tal vez ustedes no quieran ver lo que su pareja tiene para enseñar —como, digamos, extrañas espinillas en la pierna y queratosis en la parte superior del brazo—. Esto se llama mantener el matrimonio con vida.

Sexo en la playa
Por supuesto que suena delicioso. Pero en la práctica uno termina con el trasero irritado por la arena y algún niño con un trauma psicológico por alejarse demasiado de su toalla. Además, hay que estar pendientes de dos tipos de bichos perniciosos: los de la playa y… bueno, me entienden.

La paja rusa
Estoy de acuerdo con los bebés y los hombres peludos en las paradas de camiones: las tetas son divertidas. ¡Las pelotas inflables de la naturaleza! ¡Los ojos locos del torso! Por supuesto, tóquenlos, apriétenlos y jugueteen con ellos hasta quedar satisfechos a la hora del sexo. Sólo no usen al señor Enhiesto para montar su pecho como si estuvieran dando algún tipo de primeros auxilios vitales. Créanme, ella no está muerta: sólo está aburrida.

Cualquier cosa sacada de la página 7 a la 87 del Kama Sutra
La mayoría de las mujeres no tienen una flexibilidad nivel Cirque du Soleil, y la mayoría de los hombres ni siquiera pueden tocarse los dedos de los pies. Es posible disfrutar el sexo sin contorsionar los cuerpos en la forma de la doble hélice del ADN.

//Noticias 24

Comparte esta publicación

Loading...

Edición impresa

1

En Twitter...

Caricatura

16 caricatura