Grupos violentos surgen como fuerzas de defensa en Venezuela: “Están armados y fuera de control”, advierte el general Régulo Humberto Díaz Vega quien analizó quien describe la forma  como se fueron formando los grupos violentos en el país

Por: Ernestina Herrera  |   15 Jun, 2021 - 1:34 pm

Las bandas criminales están fuera de control, ya no obedecen a nadie” expresa  el General de Brigada retirado (GNB) Régulo Humberto Díaz Vega, en relación a los Grupos de Delincuencia Organizada que se desempeñan en zonas de El Valle, Cota 905, Petare y La Vega de Caracas.

“Vemos cómo estos colectivos emplean partes de sus finanzas para acometer obras sociales en sus áreas de despliegue operativo, ganando cierto apoyo popular, sin olvidar aquel que se genera del terror a represalias que infunden sus acciones y la ausencia total del Estado en cualquiera de sus acepciones”.

A su juicio, a futuro “según lo expuesto creo que una forma de combatir esta forma de expresión violenta estará en la Activación de Teatros de Operaciones y la estructuración de Comandos Específicos, ambos de carácter conjunto, tanto de configuración urbana como rural, en vista de que estas fuerzas paramilitares se encuentran en ambos ambientes”.

Expresa “Esta opinión me viene generada, por las operaciones desarrolladas en La Vega, el sábado 12 de junio, que se orienta más a la neutralización de un grupo disidente que le compite al Coqui en un territorio aledaño, y cuya anulación lo ayudaría a una mayor consolidación”.

Subraya el General que “sumados a ellos está la presencia de grupos irregulares de Colombia, como las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), ELN (Ejército de Liberación Nacional) y grupos paramilitares”.

Fija la atención en que “su despliegue está acorde con sectores aledaños a la ubicación de unidades militares (Fuerte Militares), entradas/salidas de ciudades importantes (Petare, Tazón, El Valle en Caracas), Centros de Poder Político (23 de Enero), comunidades con dominio de vías de comunicación y áreas geográficas dominantes (Cota 905, Petare, La Vega, Ciudad Caribia, Fuerte Tiuna con las Viviendas Venezuela), con facilidades de despliegue rápido y oportuno contra cualquier amenaza de inestabilidad política y social”.

En esencia de su naturaleza, dice, “son Fuerzas Paramilitares, y en consecuencia deben y deberán ser enfrentadas para su neutralización y destrucción con fuerzas militares y paramilitares, como la GNB y Policías en sus diferentes modalidades y niveles operativos: es una guerra de guerrillas y antiterrorista”.

Aunado a eso “su despliegue en áreas dominantes del terreno y con infraestructura defensiva/ofensiva muy bien elaborada y consolidada (búnker como depósitos de armas, municiones y explosivos); túneles para el despliegue oculto, rápido y sorpresivo; medios de comunicaciones; dromedario para la vigilancia y alerta temprana; personal de la comunidad en funciones de inteligencia; recursos financieros productos del narcotráfico, extorsión, secuestro y robo, que los hacen autónomos e independientes y otras cualidades de fortaleza operativa que dificultan su neutralización o destrucción rápida o con bajo costo operativo”.

Está seguro de que no es nada parecido a lo vivido en los años 60 y 70, “esta es con mayor intensidad de violencia, dada sus características de constitución numérica, despliegue abierto y presencial conocido a la vista de todos, recursos financieros por parte del Estado, impunidad legal, presencia de individuos provenientes del hampa común y organizada, armamento y entrenamiento actualizado muy superior o igual al que posee la Fuerza Pública”.

“Esas bandas recibieron entrenamiento militar, tanto en el manejo de armas, como en la táctica de empleo de ‘unidades de combate ligero para áreas urbanas y rurales’, a través de Instructores Militares del Ejército y Fuerzas Especiales de la GNB”.

Considera que el equipamiento de dichos grupos “comprende toda esa gama de armas propias de ‘unidades de infantería ligera es decir fusiles de asalto, granadas de mano, lanza cohetes y ametralladoras de apoyo”.

“Esta situación actual, no sólo vivida en Caracas, sino también en otras grandes ciudades, zonas rurales y fronterizas de importancia estratégica, desde el punto de vista político, económico, social y militar, no resulta nada fácil de resarcir, de volver atrás, de recuperar la estabilidad y seguridad pública de manera aceptable o tolerable en un corto plazo, importante decirlo con crudeza, ni a este gobierno ni uno futuro, le será fácil”.

El general Régulo Díaz expresa que “las Operaciones Especiales que ejecutan de manera conjunta la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), la Policía Nacional Bolivariana (PNB), el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC) y el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), contra Grupos de Delincuencia Organizada en zonas de El Valle, Cota 905, Petare y La Vega, de Caracas son Operaciones de Guerra con similitud, en su configuración, táctica y medios, a aquellas que se llevan a cabo contra ‘grupos de guerrillas urbanas o grupos terroristas’ en su exacta calificación”.

Asegura que esos grupos violentos “surgen como ‘fuerzas de defensa ’, para contrarrestar fuerzas insurgentes de carácter civil, movimientos insurreccionales”

“ Lo de ayer me llamó poderosamente la atención porque supuestamente los grupos policiales del gobierno toman las garitas o puestos de observación, en sectores adyacentes a la cota 905 en la Vega, sin oponer mayor resistencia a las fuerzas del Estado”.

Le llama la atención el parte policial que se dio a conocer: “La Policía Nacional Bolivariana realizó una operación impecable en La Vega desde primeras horas de la mañana de este 12Jun. Un despliegue por fases, que ratificó la fuerza, capacidad y cuidado con que actúan nuestros organismos de Seguridad Ciudadana para proteger al pueblo”.

Continua el parte: “El despliegue en La Vega ha sido una victoria contundente, que dio como resultado la detención de 38 ciudadanos, así como la incautación de diferentes armamentos y sustancias ilícitas durante los allanamientos. Lo más importante ahora es mantener la paz en toda la parroquia”.

Llama la atención el general Régulo Díaz en que “antes del 15 de junio la fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI) se pronunciará en el caso de Venezuela y los crímenes de lesa humanidad y esto es una forma de lavarse un poco la cara para hacer creer que ellos (el gobierno) son respetuosos de la vida y de los Derechos humanos”.

NOTICIAS RELACIONADAS
Venezuela propone crear Secretaría General para reforzar la Celac
El presidente Nicolás Maduro afirmó que Venezuela está lista para presentar un conjunto de propuestas que...
Leer más
En Carbón y Leña mueven la carreta para la prosperidad de Venezuela
"Vamos a conducir todos la carreta de Venezuela por buen camino", así lo manifestó en el programa Gente de...
Leer más
CNE: Hasta el 8 de octubre partidos políticos pueden acreditar testigos
El consejo Nacional Electoral (CNE) informó que hasta el día 8 de octubre, los partidos políticos que...
Leer más
En Bolívar se han registrado 56.273 casos de malaria en lo que va de 2021
La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) alertó en su más...
Leer más
Gobierno denuncia que oposición busca sabotear Mesa de Diálogo en México
El Gobierno encabezado por el Presidente, Nicolás Maduro, denunció de forma categórica los intentos por...
Leer más
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.