Abdul Ghani Baradar: el nuevo líder talibán

Por: Julio César Pineda  |   26 Ago, 2021 - 10:30 am

En todos los movimientos políticos o religiosos integristas siempre hay una figura central cuyo liderazgo no se discute y sus órdenes son de total aceptación. En el caso de los talibanes, el nuevo líder es Abdul Ghani Baradar, uno de los fundadores del movimiento talibán, quien ejercerá un papel importante en el nuevo gobierno y en el nuevo Emirato. Nació en 1968 cuando Afganistán se encontraba bajo el sistema monárquico que se extendió desde 1926 a 1973, dentro de una familia sunita, y perteneciente a la etnia pastún, fue una figura fundamental en la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, participando en la expulsión de las tropas invasoras en 1992. Se destacó en la primera república islámica, proclamada el 27 de septiembre de 1996. Con la invasión estadounidense, después de los actos terroristas en septiembre del 2001, huyó a Pakistán donde fue capturado y encarcelado; hace 3 años fue liberado dentro de las negociaciones que Estados Unidos y otros gobiernos intentaron para el proceso de paz en Afganistán. Baradar está considerado como uno de los militantes más moderados en esta versión del Islam radical, participó en las negociaciones de Doha en el 2020, entre los talibanes y Estados Unidos. En el primer gobierno talibán, con un régimen teocrático y políticas discriminatorias, Baradar se desempeñó como ministro de la Defensa, pero destacaba por su capacidad de liderazgo y su formación intelectual.

El pasado 15 de agosto, Baradar regresó a Kabul donde ejerce como máximo representante de la nueva administración, será un factor decisivo del futuro de Afganistán, es considerado un hombre calmado, diplomático, culto y prudente. Durante varios años, su nombre figuró al lado de Mohammad Omar, 8 años mayor que él, vinculado familiarmente, quien fue el máximo representante religioso y político de los talibanes, conocido como el mulá Omar, se proclamó Emir de los creyentes durante el periodo del gobierno de los talibanes entre 1996 y 2001. El mulá Omar, falleció en el 2013. El nuevo liderazgo talibán se declara heredero de su mensaje y su obra y es Baradar quien ha logrado unir a los talibanes después de la muerte de su líder. Le tocó firmar el acuerdo final de retirada de EEUU en Qatar.

Tanto Baradar como el nuevo gobierno, tratan de proyectar una imagen internacional moderada y dentro de la negociación y el diálogo. En el 2020, tuvo una conversación telefónica con el expresidente Donald Trump, luego de la firma de los acuerdos que deberían haber puesto fin a la guerra, quien afirmó en esa oportunidad, que había tenido una buena conversación con alguien que no era violento, en esa llamada también estuvo presente Zalmay Khalilzad, actual vocero de los talibanes. Igualmente Baradar, se encontró con el Secretario de Estado de la época Mike Pompeo, y recientemente había estado muy activo en las conversaciones del ex Presidente Ashraf Ghani, quien abandonó el palacio presidencial el pasado 15 de agosto.

Baradar ha adelantado conversaciones con los poderes regionales más importantes India, Pakistán, Irán y Turquía, y con las tres grandes potencias EEUU, Rusia y China. El gobierno de Qatar le ha facilitado las conversaciones con el mundo árabe. La Unión Europea se ha mostrado abierta al diálogo y al posible reconocimiento del nuevo gobierno, esperando los resultados de la reunión del Grupo de los 7 y Angela Merkel ha adelantado que hay que seguir negociando con el nuevo gobierno.

En la primera conferencia organizada en Kabul el pasado martes, bajo la orientación del nuevo líder Baradar, el representante talibán Zabiullah Mujahid, señaló que la guerra había terminado y que no buscarían vengarse, precisó que con la misma ideología del primer gobierno talibán, ahora tienen más experiencia y más responsabilidades. Frente al problema de la mujer se comprometieron a respetar los derechos de todos los ciudadanos bajo los principios del Islam.

La ONU entre las prioridades ha exigido impedir que Afganistán se convierta en un refugio del terrorismo internacional, el control y la producción de opio, la aplicación del Derecho Internacional Humanitario y de los Derechos Humanos, con especial consideración al tema de la mujer. En el parlamento que fue disuelto, de los 250 escaños, 69 eran mujeres, quienes desde la presencia soviética y de los diferentes gobiernos han tenido una representación significativa.

Para algunos especialistas, el único que podría disputarle el liderazgo sería el mulá Haibatullah Akhundzada, quien ha dirigido el movimiento talibán en el aspecto religioso desde el 2016, podría ser designado como autoridad religiosa suprema en el nuevo Emirato, también pertenece como Baradar a la etnia Pastún, y combatió contra los soviéticos en los años 80. En 1996, después de la toma de Kabul fue consejero del mulá Omar y presidió los tribunales islámicos como promoción de la virtud y la represión al vicio.

Tanto el arco chiita iraní con su centro en Teherán como el arco sunita de Arabia Saudita están a la expectativa del nuevo gobierno por la experiencia compartida de todo el mundo musulmán frente a las desviaciones que representó Al Qaeda, el ISIS y otros movimientos islamistas radicales.

Jcpineda01@gmail.com

BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.