20Jun2024

La entrega, en la que también participan Unicef y la Organización Mundial de Migraciones con contenedores de agua, cobertores y kits higiénicos, está escoltada por una decena de agentes armados de la policía.

Por: Emilio Bravo  |   24 Ago, 2021 - 3:47 pm

Un camión con ayuda humanitaria de la organización irlandesa Concern está parado a la orilla de un río en la comunidad de Maniche, en las montañas del departamento sur de Haití, mientras una turba desvalija su interior. “Dámelo, dámelo, maldito”, le grita un hombre a otro con quien se disputa un toldo doblado, que finalmente consigue llevarse.

Mientras, varios jóvenes subidos al vehículo lanzan atropelladamente los enseres de su interior: papel higiénico, compresas, cepillos de dientes, jabón, colchas y toldos para protegerse de la lluvia y el calor. Los conductores, impotentes, se limitan a esperar a que el saqueo acabe en su cabina para después cerrar las puertas y seguir su camino.

A pocos minutos de ahí, en una escuela rural de esa zona en la montaña, a unos 40 minutos de Los Cayos, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas montó un gran operativo para entregar sacos de 50 kilos de arroz y guisantes, y latas de aceite a más de 5.000 supervivientes del terremoto del pasado 14 de agosto que dejó solo en ese pueblo al menos 177 muertos y decenas de agricultores desaparecidos cuando los terrenos en los que trabajaban se deslavaron.

La entrega, en la que también participan Unicef y la Organización Mundial de Migraciones con contenedores de agua, cobertores y kits higiénicos, está escoltada por una decena de agentes armados de la policía.

“¿Tú ves qué contento está el pueblo?”, dice Ruben Saint Louis, uno de los jóvenes contratados por el PMA para la distribución de la ayuda, mientras el primer grupo, el de los ancianos, carga la comida en motos, burros y carretillas para que se la lleven a sus casas o, en muchos casos, a las carpas que han tenido que levantar delante de los escombros de sus viviendas.

“A mí el terremoto me ha afectado mucho porque mi madre ha muerto”, cuenta el joven de 22 años. “Pero Dios sabe lo que hace. Mi casa se ha roto y yo estoy durmiendo en la calle y estoy aquí para darles de comer a mis hermanos que son chiquitos. Tienen 5 y 7 años. Son niños”, explicó.

NOTICIAS RELACIONADAS
Rescatan a migrantes venezolanos en frontera de México
El Instituto Nacional de Migración de México, Grupo Beta e inclusive la Guardia Nacional, encontraron a cuatro migrantes con vida y un...
Leer más
Colombia acogerá a niños palestinos víctimas de la guerra en Gaza
El canciller de Colombia, Luis Gilberto Murillo entregó detalles sobre el plan que anunció el presidente...
Leer más
Al menos 125 personas han muerto en México por las olas de calor
Al menos 125 personas han fallecido en varias regiones de México desde finales de mayo por culpa de las...
Leer más
Convocan protesta contra Congreso y Gobierno de Perú
Organizaciones indígenas de Perú convocaron una marcha con protesta este viernes por "la vulneración de sus derechos por parte del...
Leer más
El Papa pide garantizar condiciones humanas a los refugiados: «Buscan paz y seguridad»
El papa Francisco pidió este miércoles a los Estados que «trabajen para...
Leer más

BOLETÍN DE NOTICIAS

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.