El organismo resalta la importancia de estos vegetales para lograr la seguridad alimentaria y la salud de toda la población mundial, así como preservar la estabilidad climática.

Por: Redaccion  |   31 Dic, 2020 - 11:47 am

En el interés de concientizar a la humanidad sobre su importancia para la seguridad alimentaria y la salud, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó al 2021 como el Año Mundial de las Frutas y Verduras.

La decisión de la Asamblea General del organismo internacional se produce en el actual contexto de crisis económica acentuada por el impacto de la Covid-19 con base en la contribución de estos vegetales a la mejora de la nutrición, la diversidad alimentaria y la salud, y sus efectos en la sociedad, la economía y el medio ambiente, además de contribuir al desarrollo sostenible.

Múltiples beneficios

Según informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las frutas y hortalizas son buenas fuentes de fibra dietética, vitaminas y minerales, así como de sustancias fitoquímicas beneficiosas.

Esta institución y la Organización Mundial de la Salud recomiendan el consumo por cada adulto de, al menos, 400 gramos de estos alimentos al día para prevenir enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes, padecimientos cardíacos y la obesidad, así como para contrarrestar las carencias de micronutrientes.

Importancia en tiempos de pandemia

Con la pandemia de la Covid-19 -resalta el organismo- se ha puesto aún más de manifiesto la necesidad de transformar y reequilibrar la forma de producir y consumir los alimentos.

Hasta un 50 por ciento de las frutas y hortalizas producidas en los países en desarrollo se pierde a lo largo de la cadena de suministro, entre la cosecha y el consumo.

De ahí que la FAO considere que la pérdida y el desperdicio en ese sector continúa siendo un problema de consecuencias considerables.

Además, insta a utilizar tecnologías y enfoques innovadores que ayuden a mantener la inocuidad y la calidad, incrementando la vida útil de los productos frescos y preservando su alto valor nutricional.

La reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos -subraya- mejora la seguridad alimentaria y la nutrición, reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, disminuye la presión sobre los recursos hídricos y de la tierra, y puede incrementar la productividad y el crecimiento económico.

En opinión de los especialistas, en la crisis sanitaria que afronta el mundo debido a la pandemia, resulta especialmente apropiada la promoción de dietas saludables para fortalecer los sistemas inmunitarios de las personas.

NOTICIAS RELACIONADAS
Sismo de 6,4 grados sacudió la frontera de Argentina y Chile
Un sismo de 6,4 grados sacudió la noche del lunes varias zonas de Argentina y Chile dejando como resultado...
Leer más
Por columna de humo cierran el Capitolio de Estados Unidos
Faltando dos días para la investidura presidencial del demócrata Joe Biden, este lunes 18 de enero fueron cerradas las instalaciones del...
Leer más
Crematorios alemanes se desbordan por Covid-19
Algunos féretros del crematorio de Meissen tienen la mención “riesgo de infección”, en otros se ha escrito la palabra “corona” y...
Leer más
Camioneros de carga pesada generan caos en Argentina ante cierre de vías
Tres días han transcurrido desde que varias ciudades de Argentina, incluida Buenos Aires, se volvieron un...
Leer más
Ejército colombiano abatió a “El Indio”, segundo cabecilla del ELN
Otro de los líderes del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia resultó abatido luego de tener un...
Leer más
Biden llega con un gabinete diverso y paritario
El futuro presidente estadounidense ya eligió a su círculo íntimo de asesores y a los miembros de su gabinete. El político demócrata,...
Leer más