La abstención se anuncia clave, sobre todo para la izquierda radical y la extrema derecha, cuyos votantes son más proclives a no acudir a las urnas. Más de la mitad de los electores podría abstenerse, según las encuestas

Por: Ernestina Herrera  |   12 Jun, 2022 - 2:39 pm

Los franceses votan este domingo en la primera vuelta de unas elecciones legislativas que deben decidir si el presidente centrista Emmanuel Macron, reelegido hace seis semanas, contará con una nueva mayoría parlamentaria para aplicar su programa.

Los colegios electorales abrieron a las 8:00 en Francia metropolitana para la mayoría de los 48 millones de electores, que ya empezaron a votar la víspera en gran parte de los territorios de ultramar.

Por primera vez en 25 años, los principales partidos de izquierda –ecologistas, comunistas, socialistas y Francia Insumisa (izquierda radical)– decidieron concurrir en un frente unido, liderado por Jean-Luc Mélenchon.

El veterano político de 70 años de edad, que se quedó a las puertas del balotaje de la presidencial con casi un 22% de votos, busca su revancha en esta «tercera vuelta», e impedir que Macron pueda aplicar su programa de corte liberal.

Macron asumió un nuevo mandato: dijo que será un presidente nuevo

Para la Nueva Unión Popular Ecológica y Social (Nupes), liderada por Mélenchon, los franceses reeligieron al centrista el 24 de abril no por su programa, sino para evitar la llegada al poder de su rival, la ultraderechista Marine Le Pen.

Los sondeos dan empatados a la alianza centrista ¡Juntos! y al frente de izquierdas en la primera vuelta, y la victoria al oficialismo en la segunda vuelta del 19 de junio, pero sin mayoría absoluta –solo relativa– para Macron.

La abstención se anuncia clave, sobre todo para la izquierda radical y la extrema derecha, cuyos votantes son más proclives a no acudir a las urnas. Más de la mitad de los electores podría abstenerse, según las encuestas.

La participación se estableció en 18,43% a mediodía local, 0,8 puntos por debajo de la que se produjo a la misma hora en las legislativas de 2017 (y 2,5 puntos menos que en las de 2012)

En la localidad de Saint-Sulpice-la-Forêt (oeste), Arnaud Davy, de 61 años, constata que hay «menos interés que por la elección presidencial» que se celebró en abril. «La gente habla menos» de estas legislativas, agrega.

577 escaños en juego

Ante el auge de la Nupes y la posibilidad de perder la mayoría absoluta, el presidente francés, de 44 años de edad, bajó al barro electoral en la recta final de campaña para pedir una «mayoría fuerte y clara» frente a los «extremos».

Macron se juega poder aplicar su programa, cuyo costo cifró en abril en 50.000 millones de euros anuales (unos 52.600 millones de dólares) y que incluye retrasar la jubilación de 62 a 65 años o el «renacimiento» de la energía nuclear.

El sistema electoral francés vuelve complicado hacer proyecciones claras de los resultados. Los electores deben escoger al diputado de su circunscripción –577 en total–, mediante una sistema uninominal a dos vueltas.

Tras el balotaje del 19 de junio, se conocerá si los franceses otorgan su confianza total a Macron y más de 289 diputados (mayoría absoluta), si lo obligan a deber negociar con una mayoría relativa o si le imponen una «cohabitación».

En el último escenario, «él ya no fijaría la política de la nación, sino la mayoría de la Asamblea y el primer ministro que salga de ella», explica Dominique Rousseau, profesor de Derecho Constitucional en la universidad Panthéon-Sorbonne.

Francia ya ha conocido mandatos con un gobierno y un presidente de diferente signo político. La última cohabitación fue de 1997 a 2002, cuando el presidente conservador Jacques Chirac nombró primer ministro al socialista Lionel Jospin.

Como Jospin, que lideró en las legislativas de 1997 a la alianza Izquierda Plural, Mélenchon espera convertirse en jefe de gobierno. La idea de ver al «Chávez galo», en palabras del ministro de Economía, en el poder preocupa al oficialismo.

A diferencia de la presidencial, la ultraderecha –dividida– no llega en posición de fuerza, más allá de sus feudos en el norte y el sureste, y el tradicional partido de derecha Los Republicanos se juega su porvenir tras la debacle de abril.

Aunque el poder adquisitivo, en un contexto de alza de precios por la guerra en Ucrania, es la principal preocupación, la campaña estuvo marcada por varias polémicas sobre la actuación de la policía, como en el Stade de France.

Los colegios electorales cerrarán a las 16:00, salvo en las grandes ciudades como París, donde quedarán abiertos hasta las 18:00, hora en que se esperan las primeras estimaciones de los institutos de sondeo.

NOTICIAS RELACIONADAS
La pobreza y la inflación alimentan el nuevo estallido de Ecuador
La política se ha adueñado otra vez de la protesta de la calle en Ecuador. El grito de malestar del...
Leer más
Francia pide que se permita que Irán y Venezuela vuelvan al mercado petrolero
Francia pidió este lunes incluir a Venezuela e Irán al mercado petrolero para diversificar las fuentes de...
Leer más
Lasso denunció un intento de golpe de Estado detrás de protestas en Ecuador
El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, denunció este viernes un intento de golpe de Estado promovido por...
Leer más
Dos muertos y 21 heridos deja tiroteo en un bar LGBTI de Noruega
Dos muertos y al menos 21 heridos es el saldo que dejó un tiroteo, en horas de la madrugada de este sábado en...
Leer más
Biden asegura que su gobierno defenderá derecho al aborto
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que su gobierno defenderá el derecho al aborto y animó a los estadounidenses a...
Leer más
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.