La ciudad turística francesa mueve toda su estructura a pesar de mantener todavía cifras altas de coronavirus.

Por: Ernestina Herrera  |   9 May, 2021 - 10:54 am

El anuncio del presidente francés Emmanuel Macrón sobre la reapertura de las terrazas de cafés y restaurantes a partir del 19 de mayo, así como museos, cines, teatros y salas de concierto bajo ciertas condiciones; reviste una importancia capital para una ciudad turística como Montpellier.

El país galo empieza a salir lentamente de su cuarentena parcial a pesar de las cifras altas de contagios y hospitalizaciones.

Macrón presentó un plan de cuatro pasos para reabrir el país y reactivar la economía. La prohibición de viajes internos se levantará la semana entrante, pero se mantendrá el toque de queda desde las 7 de la tarde hasta las 6 de la mañana.

El 19 de mayo

El 19 de mayo restaurantes y cafés podrán recibir clientes al aire libre, con seis personas por mesa como máximo, y el toque de queda será retrasado hasta las 9 de la noche. Los recintos culturales y deportivos reabrirán con aforo máximo de 800 personas bajo techo y mil al aire libre.

Los turistas extranjeros podrán arribar a partir del 9 de junio con certificado de vacunación o prueba PCR. La última etapa, a partir del 30 de junio, traerá el fin del toque de queda y la mayoría de las restricciones.

La magia de Montpellier

A tan sólo 11 km del Mediterráneo, Montpellier es el lugar de estancia ideal para descubrir una ciudad en plena ebullición y cerca de algunos de los lugares más prestigiosos del patrimonio mundial.

Ejemplo único en Europa de urbanismo controlado con los barrios Antigone, Port Marianne y Odysseum (la zona lúdico-comercial), con proyectos a cargo de los mayores arquitectos internacionales contemporáneos; el destino cuenta además con una historia de mil años de antigüedad: más de 70 palacetes del siglo XVII al XIX, la más antigua universidad de medicina del mundo occidental todavía en actividad, callejuelas medievales bordeadas de tiendas donde las grandes marcas internacionales comparten espacio con las pequeñas tiendas con un encanto pretérito, mercados con puestos llenos de colorido con nuestras mejores frutas y verduras, bajo las arcadas de Les Arceaux o en la Esplanade…

Recientes cambios

En los últimos años, Montpellier ha conocido un fuerte desarrollo. Barrios enteros han sido construidos de la nada, desplazando de facto el centro de la ciudad hacia el sureste, en dirección al mar. Antigone de Ricardo Bofill, las orillas del río Lez, Port Marianne y el proyecto más emblemático: el nuevo ayuntamiento de Jean Nouvel y François Fontès, una inmensa pieza urbana formada por un edificio monumental. Unos barrios a descubrir durante un viaje en tranvía, en especial la línea 3 diseñada por Christian Lacroix, o a pie, por los amplios espacios para el paseo de los alrededores. Lo extraordinario, sí, pero no sólo. Junto a estas grandes firmas y a los ambiciosos proyectos de desarrollo sostenible, Montpellier cultiva un gusto por la sencillez y reivindica sus ganas de hacer redescubrir lo más sencillo.

Un paseo en bicicleta hasta el mar muy cercano, la frente al viento, entre viñas y lagunas; un recorrido refrescante en canoa en el Lez, pulmón verde en el corazón de la ciudad, para descubrir la fauna y la flora del río de Montpellier; unas excursiones a lo largo de la red verde y sus espacios protegidos, para observar esta arquitectura única (recordemos que Christian de Portzamparc, Jean Nouvel, Zaha Hadid, Richard Meier, todos ellos galardonados con el premio Pritzker, firman el urbanismo de la ciudad) o bien esas hierbas y demás especies vegetales que no suelen verse…

Citada en 2012 por el New York Times como una de las 45 ciudades del mundo imprescindibles, Montpellier es más que nunca un destino en el que resulta agradable dejar las maletas, durante una hora, un fin de semana o más… Patrimonio arquitectónico, capital del diseño y una naturaleza en el centro de la ciudad: una sabia mezcla de ecoturismo urbano que hay que descubrir antes que los demás.

Montpellier prepara sus sitios turísticos como la plaza de la Comédie donde se encuentra la ópera del siglo XVIII y muchas terrazas donde refrescarse y descansar. La Catedral Saint Pierre y la Torre de los Pinos. La facultad de medicina, su museo de anatomía y el jardín botánico. Los palacetes de los siglos XVII, XVIII y XIX. El Palacio Sabatier d’Espeyran que alberga el museo de artes decorativas del Museo Fabre y un paseo por los nuevos barrios para conocer la arquitectura contemporánea.

El Museo Fabre Montpellier Aglomeración: considerado uno de los más bellos museos  de Bellas Artes de Europa, es un monumento. La terraza sombreada de La Baraquette, en Montpellier.

NOTICIAS RELACIONADAS
Pepa Buena asume la dirección de El País de España
El País  de España  uno de los periódicos más importantes del mundo culmina el proceso de reordenación del área editorial de PRISA...
Leer más
Los Montaner reunidos en un escenario por “Solo una vez”
Como lo tenía planeado la familia, Montaner de reunirse en un escenario para unir sus voces y cantarles a sus...
Leer más
Juvenal Ravelo: Recientemente fui a Maturín y me deprimió el estado de mis obras
Hace manos de una semana el Ministerio del Poder Popular para la Cultura,...
Leer más
Javier Rodríguez un maturinés que con su flauta triunfa en Francia
Cumplir sus sueños, ser un excelente profesional en la flauta y destacar, siempre como uno de los mejores, fue...
Leer más
Jennifer López y Ben Affleck llaman la atención mientras el romance se calienta
Los espías vieron a la elegante pareja tomados de la mano mientras paseaban por la...
Leer más
BOLETÍN DE NOTICIAS
Suscríbete a nuestro boletín de noticias y mantente conectado a la actualidad

Suscribirse a Notificaciones

Concede permiso a El Periódico de Monagas para recibir alertas de las últimas noticias y mantenerte conectado a la actualidad.