18 de mayo de 2017 | 59 Visitas hasta ahora...

Posiciones de yoga que también funcionan en la intimidad

Asana

El yoga no solo te ayudará a potenciar tu bienestar físico y mental, sino que además puede contribuir a mejorar tu experiencia en materia sexual. Existen ciertas asanas de yoga que también funcionan en la intimidad, ¿quieres conocerlas? ¡Acompáñanos!

#1 Pose del niño

Esta pose es muy fácil de hacer y la puedes realizar sobre cualquier superficie lisa. Siéntate sobre tus talones mientras separas las rodillas hasta igualar el ancho de tu cadera. Exhala y pon la parte superior de tu cuerpo entre los muslos mientras colocas las manos hacia arriba al lado del torso con los hombros relajados. Extiende tus brazos hacia adelante mientras llevas tus caderas hacia atrás. Tu pareja podrá abrazarte desde atrás estirando los brazos hacia adelante.

#2 Perro boca abajo

Esta es una de las poses más clásicas del yoga y que podrás poner en práctica en la intimidad; puede ser perfecta para una penetración más profunda. Ponte de pie con las piernas abiertas y baja tu torso hasta llegar con tus manos al suelo mientras te concentras en la respiración.

#3 Pose del zancudo

Esta asana de yoga es ideal para practicar el sexo oral pues les facilitará a ambos hacerlo. Ponte de pie y abre tus piernas lo más que puedas. Lleva tus manos hacia la planta del pie y mantente así durante unas cuantas respiraciones.

#4 Beso en el chakra

Haz que tu pareja se siente y tu colócate encima con las piernas rodeando su cadera y los brazos alrededor de sus hombros. Comiencen a respirar en forma pausada y visualicen sus chakras mientras se fusionan y bésense. Empiecen desde el chakra de la corona y muévanse en forma lenta hasta llegar al chakra raíz que es donde se acumula gran cantidad de energía sexual.

#5 Pose del puente

Esta pose de yoga puede cambiar tu vida sexual para mejor y, dependiendo de tu fuerza, tu pareja puede ubicarse en la parte superior o en la inferior de forma indistinta. Empieza por acostarte en el suelo boca arriba y dobla tus rodillas con los pies firmemente apoyados manteniendo los talones lo más cerca del suelo posible. Pon tus antebrazos de manera perpendicular al suelo a ambos lados de tu cabeza con los dedos apuntando hacia tus hombros. Presiona tus pies en el suelo y toma 2 o 3 respiraciones empujando hacia arriba el pubis, extiende tus omóplatos y deja caer tu cabeza.

Fuente: vix


Loading...

Edición impresa

1

En Twitter...

Caricatura

CARICATURA - 08 OCTUBRE (DOMINGO)