21 de diciembre de 2015 | 2114 Visitas hasta ahora...

La Florecita se marchitó por la ineficiencia gubernamental

La Florecita se marchitó por la ineficiencia gubernamental

Corrientes de aguas nauseabundas, estanques de líquidos residuales, alcantarillas tapadas, sistemas de cloacas colapsadas, calles totalmente deterioradas y viviendas aisladas por las lluvias, son las realidades que de primera mano se logran evidenciar en un recorrido hecho por los alrededores de la comunidad La Florecita, en la parroquia Las Cocuizas de la ciudad de Maturín.

Esta lamentable realidad en la cual niños, adolescentes y adultos tendrán que celebrar su Navidad 2015, se ha convertido en el pesar colectivo de los habitantes, quienes piden a gritos prontas soluciones al problema que los agobia y paralelo a ello manifiestan estar cansados de esperar por el apoyo instituciones de Gobierno, “ellos solo vienen por aquí en temporadas electorales”, criticaron.

Comprometidos una vez más con nuestros fieles lectores y siempre amparados bajo el profesionalismo y responsabilidad social que nos caracteriza, desde El Periódico de Monagas, queremos hacerle entrega de la última edición de El Periódico Con Los Vecinos, correspondiente a este 2015, esperando seguir contando con su receptividad para el próximo año, donde mantendremos viva nuestra fe de seguir siendo el portavoz y los ojos de las comunidades. Despedimos este cargado 2015, dándoles gracias por permitirnos entrar a sus hogares y deseándoles una ¡Feliz Navidad y Venturoso Año Nuevo!

Habitar en medio de una situación tan precaria, por los niveles de insalubridad y contaminación que se registran en el sitio, ha expuesto a los moradores de La Florecita al padecimiento de enfermedades endémicas, infecciones, problemas respiratorios y perturbaciones en la piel, síntomas que indisponen principalmente a niños y adultos mayores.

Rosa Villahermosa, quien manifestó vivir en la comunidad desde su fundación, hace más de 30 años, comentó que tristemente ninguna autoridad de Gobierno se ha comprometido de forma seria, en solucionar el problema que los aqueja.

“Cuando llueve esto es horrible, el agua se mete por el frente de las casa, en las calles no se puede caminar, quedamos totalmente aislados”, narró la dama, quien habita en el lugar en compañía de sus juguetones nietos y demás familiares.

“Tengo 12 nietos, solo tres viven conmigo pero por la temporada, todos vienen a visitarme, tengo que estar pendiente que no se salgan a la calle, porque tanto en el frente como en el fondo de la casa está todo inundado por el caño”, explicó.

Se pudo conocer también que al lugar no han llegado cuadrillas de limpieza y mucho menos de fumigación, situación que para los residentes del sitio es de suma preocupación, pues con la entrada de las lluvias se incrementó la presencia de mosquitos y plagas en los alrededores; y con ello la existencia de enfermedades como el dengue y chikungunya en el sector.

Denunciaron al igual la incompetencia del consejo comunal, indicando que la vieja y la nueva estructura comunitaria permanece en conflicto y no hacen nada por resolver el problema en el que viven los lugareños de La Florecita.
Por su parte, Auristela Level, denunció la irresponsabilidad de la Alcaldía del municipio Maturín, quienes al parecer llegaron al lugar para hacer limpieza en las calles, pero dejaron las acumulaciones de basura en los alrededores.

“Ellos dijeron que al otro día pasaría el camión recogiendo lo que acumularon en el barrido, pero nunca vimos tal recolector por el estas calles”, expresó.

La dama aseguró que parte del problema también se debe a la poca planificación urbanística de la comunidad, por tal razón por uno de los lados de su casa pasa un caño, donde son lanzados animales muertos y basura.

“Cuando llueve el agua arrastra todo lo que consigue a su paso y muchas veces la misma gente lanza la basura, no consintiendo el daño que le puede ocasionar a terceros”, sentenció.

Hizo un llamado a las autoridades gubernamentales a que en pleno uso de sus facultades y responsabilidades se acerquen a la comunidad para solventar el problema que afecta a más de 2 mil personas que conviven en la zona.

“En la comunidad estamos prestos a colaborar en todo lo que sea necesario para mejorar nuestras condiciones de habitabilidad, pero también es importante que ellos se den una vueltas para este sector siempre, no solo cuando vengan a buscar votos para su campaña política”, criticó Level.

Posiblemente el problema de inun-dación, enfermedades por contaminación y deterioro de calles, no afecta sólo al sector La Florecita, pues en un recorrido hecho por las calles de Sabana Grande, barrio que limita con el anteriormente citado, se observó la misma realidad.

José Rodríguez, quien lleva 30 años viviendo en la calle principal del referido sector, informó que en el lugar no han realizado mejoras desde hace más de dos décadas (20 años), indicando que solo pasan a hacer un barrido y bacheo, “puro pote de humo”, cuando alguna autoridad de Gobierno pretende recorrer o pasar por los alrededores.

Estas opiniones fueron apoyadas por Sergio Campos, quien a sus 20 años como vecino en Sabana Grande, precisó que “ni este y ninguno de los barrios que están ubicados en la zona Este de Maturín, reúnen las condiciones mínimas de sanidad, por la falta de inversión en aseo y urbanismo, además del abandono en el cual han dejado a estos caseríos”, criticó.

Los residentes de las comunidades visitadas, hicieron un llamado a las autoridades de gobierno, tanto local como regional, a que el próximo año hagan mayores inversiones en el plano de ayuda social y comunitaria, para reducir los problemas que afectan a las clases menos favorecidas y con niveles de ingresos económicos bajos.

La Florecita se marchitó por la ineficiencia gubernamental La Florecita se marchitó por la ineficiencia gubernamental La Florecita se marchitó por la ineficiencia gubernamental

Silvia González


Edición impresa

En Twitter...

Caricatura

12-caricatura