9 de abril de 2016 | 1431 Visitas hasta ahora...

En completo abandono habitantes de Villas del Sur

En completo abandono habitantes de Villas del Sur

Habitantes de la urbanización Villas del Sur, ubicada en la vía hacia Parare, aseguraron que se sienten en completo abandono por la carencia de algunos servicios básicos.

Magdalia Verila, señaló que tienen problemas con el servicio de aseo, el cual tiene 22 días que no pasa por el urbanismo, por lo que ellos tienen que ingeniársela para botar la basura para evitar los malos olores y la proliferación de moscas en la zona.

“Nosotros no somos enemigos de nadie, por el contrario, queremos dialogar educadamente para buscar una solución a la situación. A la Gobernación que asuma la parte de responsabilidad, porque es verdad que tenemos una casa digna gracias a ellos, pero los servicios básicos también forman parte de la dignificación, y nuestra lucha es para que los mejoren”

Algunas veces montan los desechos en la camioneta de un vecino y la botan por la zona de Parare, por la falta del servicio.

Otro de los problemas que los afectan es la deficiencia de transporte público, se conoció que entre dos y tres unidades de la Ruta 20, placa rosada son las que prestan el servicio en la urbanización, y un Youtong que pasa por la vía nacional y llega hasta Ciudad Colonial, lo cual es insuficiente para cubrir Parare y los tres urbanismos de la zona, y el horario es hasta las 7:00 de la noche, un vecino del lugar, que trabaja en una de las rutas, es quien labora hasta un poco más tarde.

Y para colmo, el pasado miércoles en la madrugada, se robaron los dos transformadores de la planta de tratamiento, lo que tiene a Villas del Sur sin el suministro de agua.

Para surtirse, los habitantes le comprar agua a un cisterna que vende un tobo grande en 300 bolívares, un tambor en 400, y un tanque de mil litros en mil bolívares, el cual es pagado entre dos familias para ayudarse, algunas veces los vecinos llaman a sus conocidos que tienen cisternas para que los surtan, y hace unos días, fue que se movilizaron y consiguieron uno por la Gobernación, que les ha estado suministrando el agua, pero al parecer pasa por el lugar de manera interdiaria.

Por el no funcionamiento de la planta de tratamiento, los vecinos comentan que las tuberías corren el riesgo de colapsar, y las heces ya se están regresando por las mismas, por lo que temen que esto se convierta en un problema más grande que los afecte a todos.

La constructora sin recursos

Una de las residentes del urbanismo, señaló que tiene dos años viviendo en el lugar, y pasaron más de un año teniendo problemas con el suministro de agua, y los encargados de la constructora les decían que no les habían bajado los recursos para la planta de tratamiento. Fue a finales del año pasado cuando se resolvió la situación y no habían tenido problemas desde entonces, hasta que se robaron los transformadores.

Se pudo conocer, que hay personas que se han quejado por la actitud que ha tenido la constructora, y son vistos como enemigos, por lo que no son tomados en cuenta por esta para que se les suministre el agua con un cisterna con el que cuentan.

Migdalia Verila, expresó que el urbanismo debería ser entregado a los voceros del consejo comunal, al hacerlo, la constructora ya no tiene responsabilidad con el mismo, pero al parecer la entrega formal no se ha hecho.

Casas inconclusas

En la calle “P”, hay varias viviendas que no fueron concluidas, algunas están sin puertas, les faltaron detalles de cerradura, accesorios en los baños, suiches de luz, y pisos sin cerámicas, y la mayoría sin las tejas, lo que ha hecho que el manto asfáltico se dañe y haya sido cambiado, pero se volvió a dañar, y algunas casas presentan filtraciones, situación que le preocupa a sus habitantes porque si el problema no se resuelve, cuando inicie la temporada de lluvia, las viviendas se inundarán.

En la mencionada calle, quienes se mudaron indican que lo hicieron porque les dijeron que tenían que hacerlo porque podían ser invadidos, y han sido ellos quienes han culminado algunos detalles de las casas.
Una residente agregó que llevaron unas puertas y les informaron que serían las últimas que entregaría, otros han tenido que hacer la conexión de electricidad por su cuenta.

Haciendo del dolor una fortaleza

No todo es malo en Villas del Sur, ya que durante el recorrido conocimos a Migdalia Verila, quien a raíz de la muerte de su nieto hace dos años, descubrió que podía desenvolverse perfectamente en el arte de las manualidades.

Señaló que tras el fallecimiento de su pequeño nieto, ella entró en una depresión, por lo que los médicos le recomendaron que acudiera a un psiquiatra, a lo que hizo caso omiso, pero viendo imágenes de manualidades, se convenció que podía hacerlas, por lo que empezó a comprar revistas y las herramientas necesarias para su nuevo oficio.

Esta licenciada en administración trabaja con madera, estuco, cemento, harina de trigo, y otros materiales para elaborar cuadros, portarretratos, lámparas para mesas de noche, espejos de pared, y varios tipos objetos que sirvan para adornar el hogar.

A Migdalia, quien ya cuenta con una clientela, le gustaría tener su negocio y dictar cursos, además de ayudar a mujeres que hayan sido víctimas de violencia doméstica, para que se sientan útiles y productivas, pero no cuenta con los recursos necesarios para ampliar ese proyecto. Sus hijos y familiares están muy contentos con lo que ha logrado y la apoyan.

  • 350 viviendas son las que conforman la urbanización Villas del Sur, y cuenta con tres calles. La calle “P”, es una de las más afectadas porque no se le concluyó algunos detalles.
  • 1 semana es el tiempo que tienen sin el servicio de agua, por lo que se ven obligados a comprarla, a acudir a familiares que residen en otro sitio para poder bañarse.
En completo abandono habitantes de Villas del Sur

Ligia Mejías


Edición impresa

En Twitter...

Caricatura

12-caricatura