13 de diciembre de 2015 | 2146 Visitas hasta ahora...

Cruel realidad viven en Las Piedritas de Viboral

Sus residentes aseguran que han hecho las gestiones para que las autoridades de gobierno los tomen en cuenta, pero los esfuerzos no han sido positivos, pues llevan 8 años viviendo en total abandono

Cruel realidad viven en Las Piedritas de Viboral

Con más de ocho años de fundación, habitantes de la comunidad Las Piedritas de Viboral, ubicada en la zona rural de la parroquia Boquerón de Maturín, denuncian sentirse desasistidos de todos los servicios públicos que se prestan en la jurisdicción, al igual que del abandono que, a su juicio, sienten con relación a las Misiones sociales impulsadas por el Ejecutivo nacional.

Lo cierto es que a la llegada a esta localidad, las impresiones dejan mucho que desear, pues el platillo de entrada que ofrece a sus visitantes son calles de tierra con enormes cráteres, que sirven como descanso de aguas residuales, creando un aspecto pantanoso por todo el espacio.

Mauri Ortiz, quien aseguró tener alrededor de cuatro años viviendo en el referido poblado, comentó que han hecho múltiples diligencias para que el sector sea tomado en cuenta en las jornadas de asfaltado pero “todo se queda en promesas y politiquerías, y seguimos en lo mismo”, denunció.

Indicó que cuando se producen fuertes precipitaciones, tienen que mantenerse dentro de sus hogares, al no tener sistema de drenajes y cloacas, las aguas negras que brotan desde los pozos sépticos, se esparcen por las calles y patios de los humildes hogares, haciendo totalmente nauseabundo e insalubre la habitabilidad del sitio.

Según los testimonios de la dama, se han presentado casos de dengue hemorrágico, diarreas y fiebres por infección, indicando que actualmente un integrante de una familia en la comunidad presenta cuadros clínicos crónicos por padecer paludismo.

El equipo reporteril de El Periódico de Monagas caminó por varias calles de Las Piedritas de Viboral y pudo confirmar la presencia de estanques de aguas, abundante maleza y fango a las orillas de los caminos de tierra, un lugar idóneo para la incubación de mosquitos transmisores de enfermedades endémicas, donde también, según la versión de los vecinos, han encontrado animales peligrosos como culebras, alacranes, arañas y diferentes tipos de insectos.

Es importante resaltar que en este lugar tienen asentados sus hogares alrededor de mil personas, en cuya población la mayoría son niños y adolescentes; así lo afirmó Marta Mejías, fundadora de la barriada.

“Esta es nuestra cruel realidad”, fueron las palabras que manifestó la señora, al momento de describir su comunidad.

Mejías, quien indicó sentir un profundo compromiso social con su sector, narró que la desesperanza es lo que reina en el lugar, considerando sentirse desasistida de todos los planes y beneficios sociales que “supuestamente”, se han creado para el beneficio de la colectividad.

¿Planes Sociales?

Ante esta interrogante, varios de los vecinos encuestados aseguraron que de las Misiones y Planes Socialistas, solo han escuchado sus nombres, indicando que al sector solo beneficiaron con casa a 19 familias de un universo de más de 1000 habitantes, con relación a los otros beneficios, por el lugar “pasaron de largo”. Informaron de la donación de una ambulancia, pero criticaron no tener médico en el centro de salud.

Cruel realidad viven en Las Piedritas de Viboral

Reina la desesperanza en la zona

Marta Mejías, quien confesó ser paciente de cáncer, expresó que está cansada de acudir a instancias gubernamentales, debido que cuando asiste “parece que se comen un limón antes de hablarme, porque el trato es pésimo”, indicando que el tiempo pasa y siguen en la misma situación, “aquí lo que abunda es la desesperanza”, puntualizó.

Otro de los lugareños, Guillermo Machado, precisó que la situación es insostenible, enumerando dentro de las necesidades que presentan, las fallas en el servicio eléctrico, agua potable y servida, el deterioro de las calles, la inexistencia de aseo urbano y lo que calificó como lo más alarmante, la inseguridad que los azota.

“Se han presentado hasta casos de violaciones, robos a familias dentro de los hogares, en las calles no se puede estar pasada las 7:00 de la noche; no contamos con la presencia de ningún cuerpo policial que haga patrullaje en el sector”, dijo.

Por su parte, Maribel Villamizar, informó que tras un cierre de calle que realizaron, en una oportunidad en la que la gobernadora del estado, Yelitza Santaella, se encontraba por los alrededores, los pusieron en contacto con un funcionario militar, pero han tratado de establecer comunicación con el mismo y hasta la fecha no han sido efectivas.

Vecinos aseguran que de no ver soluciones a mediano plazo, tomarán nuevamente acciones de calle, cerrando la única vía que conecta todos las comunidades y empresas en la zona, como forma de protesta.

Una vez salidos de la localidad, en las calles pudieron evidenciarse trabajadores e incluso estudiantes caminando por las orillas de las carreteras bajo un implacable clima soleado, de camino a sus hogares.

Afirmaron que el pueblo la situación de traslado es crítico y pasa una unidad de trasporte por lo menos en intervalos de cada dos o tres horas.

Cruel realidad viven en Las Piedritas de Viboral Cruel realidad viven en Las Piedritas de Viboral Cruel realidad viven en Las Piedritas de Viboral

Luis E. Hurtado

Fotos: Luis Zerpa


Loading...

Edición impresa

1

En Twitter...

Caricatura

CARICATURA - 26 JUNIO (LUNES)