1 de abril de 2016 | 1944 Visitas hasta ahora...

“11 años después seguimos entre monte y culebra”

“11 años después seguimos entre monte  y culebra”

La fundación de este sector se remonta al Gobierno municipal del alcalde Numa Roja, hace aproximadamente 11 años, desde ese momento la comunidad ha crecido hasta el punto de albergar casi 700 familias, con un aproximado de 196 viviendas y cinco calles, esta es la estructura del sector La Paz II, en la parroquia Boquerón en Maturín.

Para Bertalina Zerpa, fundadora, los problemas se han agudizados a través del tiempo, la raíz de todo es la falta de asfaltado, para esta vecina, con resolver esta situación se mejoraría el nivel de vida de los habitantes del sector.

La delincuencia se apodera en horas de la noche del sector, al extremo que a una vecina la agredieron en su casa por no dejarse robar sus pertenencias, esto despertó la consciencia de los lugareños para convocar a los organismos de seguridad

“Cuando llueve, el barro no nos deja entrar ni salir, cuando estamos en verano, la tierra se mete por todas las casas, a raíz de esta situación no contamos con servicio de aguas negras, brocales ni aceras”, indicó Zerpa.

La recolección de basura, es otra de las problemáticas que afecta a los vecinos, ya que el servicio se ha convertido en esporádico y los prestadores alegan que el mal estado de las calles es la razón fundamental para no visitar el sector, por ello muchos vecinos se ven en la obligación de quemar los desechos en los patios de sus viviendas.

La maleza se ha apoderado de las calles, durante la gestión pasada el alcalde nos apoyaba con maquinarias para el mantenimiento y eliminar de esta forma posibles criaderos de animales, en la actualidad cada vecino debe pagar para realizar el trabajo de desmalezamiento.

“Desde la fundación hasta la fecha las mejoras han sido poco significante, es por ello que puedo decir sin dudarlo, que seguimos viviendo entre monte y culebra”, destacó Zerpa.

“Estamos tan abandonados, que no tenemos ni siquiera una ruta de transporte, los carritos nos dejan en el sector Los Silos, y de allí hasta nuestra comunidad tenemos que darle a pie un largo trecho, para llevar los niños a las escuelas o para salir a cualquier emergencia sin vehículo es un suplicio”, destacó Marisabel Rondón.

“11 años después seguimos entre monte  y culebra”

Gobierno comunal de la mano con el sector

Uno de los proyectos que encaminó el consejo comunal en su gestión pasada, fue la adecuación de un sistema de tubería para abastecer las viviendas de agua, este proyecto fue finalizado y por ello el suministro de agua dejó de ser una adversidad para esta comunidad.

Sin embargo se está trabajando en la elaboración de un proyecto para solicitar la instalación de un tanque elevado para mejorar la distribución y no depender de la bomba, ya que en caso de dañarse quedarán incapacitados para recibir el líquido.

De igual forma informó Zerpa que se está avanzando en dos proyectos, fundamentales para seguir mejorando el nivel de habitabilidad del sector. Sin embargo la nueva designación de las autoridades del poder comunal está a la espera de su nombramiento para seguir trabajado por La Paz II.

Sustitución de transformadores por unos de mayor capacidad y el proyecto que ya tiene los recursos aprobados, y que solo se está esperando una nueva evaluación técnica es la fabricación de aceras y brocales en las cinco calles.

Seguridad y atención primaria

Marisabel Rondón, habitante de la calle 2, señaló que la inseguridad ha sido uno de los males del sector en los últimos meses, “en una época ver una patrulla era una rareza, mientras que el hampa hacía de las suyas de casa en casa, sin embargo sostuvimos una reunión con el comandante del módulo policial de Boquerón, quien se comprometió a reforzar el patrullaje en el sector, esto en materia de seguridad, sin embargo en el sector no existe un módulo asistencial, preescolar o alguna dependencia que le garantice una atención inmediata a los más de 700 habitantes de la comunidad”.

Otro de los problemas que hay en la comunidad es la ausencia de una cancha deportiva, “solo hay un terreno baldío al final de la calle que es utilizado para todo, allí juegan los niños, se hacen reuniones comunales, pero urge la adecuación de un área para la práctica deportiva”, finalizó Rondón.

“11 años después seguimos entre monte  y culebra”

Llegaron las viviendas

Indicó Arístides Martínez, que el sector fue beneficiado por un programa de sustitución de casas por rancho impulsado en la gestión del exgobernador José Gregorio Briceño, a través del Instituto de la Vivienda del estado Monagas (IVIM), allí fueron sustituidas 32 casas, y se quedó a la espera de nueva sustituciones que nunca llegaron, luego gracias a la gestión de Pdvsa, se sustituyeron 20 casas, en total de las 196 viviendas 52 llegaron por convenios.

A pesar del abandono señalaron los vecinos que las viviendas han aumentado su valor, al principio una parcela se conseguía en 10 mil bolívares, cuando pusieron la luz el valor se disparó a más de 50 mil y desde la incorporación de las tubería de agua las parcelas se consiguen entre los 200 mil bolívares.

  • 10 mil bolívares costaba una parcela cuando el sector no tenía ningún servicio, en la actualidad las propiedades han elevado notoriamente su valor.
  • 11 años de fundado tiene el sector y hasta la fecha no ha recibido una gota de asfalto, no cuenta con servicio de transporte y los servicio básicos llegan con dificultades.

Frente de mujeres

Informó Bertalina Zerpa, que está conformado el comité de mujeres para llevarles ayuda a las habitantes del sector. “A través de este organismo estamos interesadas en dictar cursos de manualidades, además de ayudar a las jóvenes con charlas formativas, en el sector hay muchas muchachas embarazadas y por ello queremos fomentar una cultura de responsabilidad, también estamos gestionando un programa para la atención de las mujeres que necesitan realizarse el procedimiento de ligadura”, indicó.

Mauricio Bolívar


Edición impresa

En Twitter...

Caricatura

12-caricatura